Saturno en Tierra

El año pasado me compré Saturn: A New Look at an Old Devil, libro sobre el planeta Saturno escrito por Liz Greene. Greene es astróloga y en este libro aplica psicología jungiana para entender los significados del planeta de los límites y la responsabilidad. No es una lectura liviana. Además de que a veces siento que me falta conocer más de Jung para entender mejor esta obra, también me cuesta seguir su estilo de escritura un poco enrevesado. De todas formas, y fiel a mi estilo saturnino, decidí traducir algunos fragmentos que me resultan interesantes y que creo que pueden ayudar a quienes tengan interés en conocer más sobre el retorno de Saturno. Hoy comparto una descripción muy interesante sobre el elemento Tierra y tener a Saturno natal en los signos de Tierra, que son Tauro, Virgo y Capricornio. 

El elemento Tierra está relacionado con el plano de la materia en el cual todos y todas funcionamos conscientemente. La Tierra se vincula a las áreas de la vida en las cuales nuestros esfuerzos (y nuestros errores) generan resultados tangibles y requieren herramientas tangibles. Se considera que el elemento Tierra es simple y por lo general se lo asocia con la plata, los recursos, la seguridad, el trabajo, el servicio y los logros profesionales

Este elemento también está vinculado a la función psicológica de la sensación. Gracias a esta función, la percepción de la realidad de un individuo se basa en aquello que la persona experimenta a través de sus cinco sentidos y a través del uso de su mente concreta o racional. A partir de esto se podría asumir que los tipos de frustraciones que experimentan quienes tienen a Saturno en un signo de Tierra son bastante predecibles. También se podría asumir que las cualidades capricornianas de perseverancia, capacidad de ahorro, prudencia y autodisciplina brindarían las soluciones más obvias a los problemas saturninos. Pero el elemento Tierra no es tan simple como parece.  

Lamentablemente, el elemento Tierra fue la víctima desafortunada de opiniones populares que sugieren que la materia o una visión materialista de la vida se contradice con el espíritu o una visión espiritual de la vida. Según estas opiniones, quienes tienen el Sol, la Luna, el Ascendente o varios planetas en signos de Tierra no serían personas tan “evolucionadas” como aquellas que tienen una carta donde predominan los otros elementos. Dado que el temperamento terrenal se ocupa de las leyes y el funcionamiento del plano físico, y dado que busca dirigir su energía creativa y su esfuerzo a entender y controlar ese plano, se considera que este temperamento es materialista y está desprovisto de imaginación. 

El concepto esotérico de iniciación está conectado con el signo Capricornio en especial y con los tres signos de tierra en general. Esto se debe a que el iniciado o la iniciada no alcanza la iniciación hasta que sea capaz de aplicar los conocimientos superiores que descubrió en relación a su cuerpo y al ambiente en el cual se mueve. La tarea del iniciado o de la iniciada solo está completa cuando el mundo físico se transforma en un espacio en el cual intervino para adaptarlo a su medida o en un símbolo de su espíritu interior. Los misterios de la dualidad entre espíritu y materia ocuparon los pensamientos de las personas interesadas en el ocultismo y en el misticismo durante años. La alquimia y la astrología son el resultado de estos intentos de entender el espíritu en términos de materia a través de la ley de correspondencia

Los mitos y temas conectados con el símbolo de Saturno son muchos: Pan, Satán, Lucifer, la materia prima o el “Mercurius Senex” de los alquimistas, la serpiente en el jardín del Edén y la carta de El Ermitaño en el tarot, entre otros. Lo que todas estas imágenes indican es que el elemento Tierra es más interesante de lo parece a simple vista. Hasta el día de hoy existen muchas características de la naturaleza de la materia que no entendemos. En la literatura esotérica se sostiene que el elemento Tierra es el examen final de iniciación para los humanos y quizá exista una ley racional o científica válida que describa la misma verdad, solo que aún no la conocemos. 

En la superficie, Saturno en los signos de Tierra se relaciona a los problemas y limitaciones que afectan a las personas en temas de su confort corporal, a la habilidad de mantenerse por sí mismo/a, a la capacidad de encontrar un trabajo significativo que le permita al nativo contribuir en la organización de su entorno y la habilidad de lograr cierta responsabilidad o autoridad en aquellas áreas donde demostró aptitud y talento.  

Es posible que tener a Saturno natal en uno de los signos de Tierra ofrezca la oportunidad de aprender acerca del significado más profundo de este elemento. Esto se debe a que las soluciones a las frustraciones que Saturno simboliza al estar en Tierra casi nunca se manifiestan mediante la aplicación de herramientas “terrenales”. Parece que los otros tres elementos (fuego, aire y agua) deben ser entendidos e integrados para formar una herramienta lo suficientemente efectiva como para influir en el aparente peso muerto de la Tierra y aliviar el dolor del instinto frustrado. 

Saturno en Tierra

Notas

-Traducción libre de un fragmento de Saturn: A New Look at an Old Devil de Liz Greene  

-La foto la tomé de la cuenta de Twitter @bitsofsaturn 

Saturno en la Casa I: Liberación

Si naciste con Saturno en la Casa I, tu tarea a desarrollar es la organización de vos mismo/a, lo que significa ordenar cada una de las partes que te componen en un todo estructurado y desarrollar métodos efectivos y propósitos alrededor de tus acciones. El universo te pide que navegues la vida con intenciones sólidas y concretas

Un cuarto te espera, lleno de honores y reconocimientos, y está ahí nomás, detrás de la pared de ladrillos. 

El planeta de los anillos te pide que te veas bajo la luz más realista y que ames todo tu ser y lo observes con una visión de permanencia. En este emplazamiento, los principios saturninos son esenciales para la formación y el desarrollo de tu identidad. Por lo tanto, la responsabilidad, la autonomía y la dedicación deben ser integradas en tu vida para el florecimiento óptimo de tu personalidad.  

Un tema que tiene mucha importancia en este emplazamiento consiste en reivindicar tu propia autoridad. Esto significa escribir tu propia historia, es decir, transformarte en el/la “autor/a” de tu vida y ordenar tu propia existencia del modo en el que consideres pertinente. 

Esto no significa rechazar los aportes de los demás, pero sí aprender a ubicarte al frente y en el centro de tu vida y ser tu propia persona de confianza. Tu “liberación” se manifiesta cuando podés neutralizar o disipar las dudas acerca de tus habilidades.  

Las dudas sobre el mostrarte en la esfera pública pueden aparecer por el miedo al fracaso. Sin embargo, es importante examinar y entender de forma exhaustiva los estándares y valores que usaste para pensar qué significa estar en la esfera pública PARA vos.  

La clave para navegar este territorio es aceptar que tu vida es un camino que se transita paso a paso y que deja espacio para la experimentación. Mantener esta perspectiva puede resultar en un proceso de “curtirse”, lo cual te transformará en una persona capaz de ubicar el trabajo que tiene que hacer por sobre las preocupaciones y críticas interiores que puedan emerger.   

Es esencial entender que estar en tu posición es un premio y que lo que tenés que hacer es dar un paso adelante y reivindicar aquello que ya es tuyo, antes que esforzarte de modo acérrimo por “llegar” a cierto lugar o alcanzar cierto estatus.  

El autodominio es el resultado más importante que se obtiene al navegar este emplazamiento exitosamente. Establecer una base honesta, sólida y enraizada, la cual incluya el reconocimiento de tus fortalezas, desafíos y limitaciones, puede llevarte a mirar el mundo con sabiduría, madurez y un sentido de la integridad afilado con precisión.  

Al alcanzar el autodominio, podrás otorgarte tus propias credenciales y llegar al entendimiento de que evaluarte según parámetros externos no da tantos frutos como trabajar con estrategias y diseños específicos para vos. 

Notas

-Traducción libre de un texto escrito por el astrólogo Jason Fleming.

-La foto la tomé de la cuenta de Twitter @bitsofsaturn