Saturno en Tierra

El año pasado me compré Saturn: A New Look at an Old Devil, libro sobre el planeta Saturno escrito por Liz Greene. Greene es astróloga y en este libro aplica psicología jungiana para entender los significados del planeta de los límites y la responsabilidad. No es una lectura liviana. Además de que a veces siento que me falta conocer más de Jung para entender mejor esta obra, también me cuesta seguir su estilo de escritura un poco enrevesado. De todas formas, y fiel a mi estilo saturnino, decidí traducir algunos fragmentos que me resultan interesantes y que creo que pueden ayudar a quienes tengan interés en conocer más sobre el retorno de Saturno. Hoy comparto una descripción muy interesante sobre el elemento Tierra y tener a Saturno natal en los signos de Tierra, que son Tauro, Virgo y Capricornio. 

El elemento Tierra está relacionado con el plano de la materia en el cual todos y todas funcionamos conscientemente. La Tierra se vincula a las áreas de la vida en las cuales nuestros esfuerzos (y nuestros errores) generan resultados tangibles y requieren herramientas tangibles. Se considera que el elemento Tierra es simple y por lo general se lo asocia con la plata, los recursos, la seguridad, el trabajo, el servicio y los logros profesionales

Este elemento también está vinculado a la función psicológica de la sensación. Gracias a esta función, la percepción de la realidad de un individuo se basa en aquello que la persona experimenta a través de sus cinco sentidos y a través del uso de su mente concreta o racional. A partir de esto se podría asumir que los tipos de frustraciones que experimentan quienes tienen a Saturno en un signo de Tierra son bastante predecibles. También se podría asumir que las cualidades capricornianas de perseverancia, capacidad de ahorro, prudencia y autodisciplina brindarían las soluciones más obvias a los problemas saturninos. Pero el elemento Tierra no es tan simple como parece.  

Lamentablemente, el elemento Tierra fue la víctima desafortunada de opiniones populares que sugieren que la materia o una visión materialista de la vida se contradice con el espíritu o una visión espiritual de la vida. Según estas opiniones, quienes tienen el Sol, la Luna, el Ascendente o varios planetas en signos de Tierra no serían personas tan “evolucionadas” como aquellas que tienen una carta donde predominan los otros elementos. Dado que el temperamento terrenal se ocupa de las leyes y el funcionamiento del plano físico, y dado que busca dirigir su energía creativa y su esfuerzo a entender y controlar ese plano, se considera que este temperamento es materialista y está desprovisto de imaginación. 

El concepto esotérico de iniciación está conectado con el signo Capricornio en especial y con los tres signos de tierra en general. Esto se debe a que el iniciado o la iniciada no alcanza la iniciación hasta que sea capaz de aplicar los conocimientos superiores que descubrió en relación a su cuerpo y al ambiente en el cual se mueve. La tarea del iniciado o de la iniciada solo está completa cuando el mundo físico se transforma en un espacio en el cual intervino para adaptarlo a su medida o en un símbolo de su espíritu interior. Los misterios de la dualidad entre espíritu y materia ocuparon los pensamientos de las personas interesadas en el ocultismo y en el misticismo durante años. La alquimia y la astrología son el resultado de estos intentos de entender el espíritu en términos de materia a través de la ley de correspondencia

Los mitos y temas conectados con el símbolo de Saturno son muchos: Pan, Satán, Lucifer, la materia prima o el “Mercurius Senex” de los alquimistas, la serpiente en el jardín del Edén y la carta de El Ermitaño en el tarot, entre otros. Lo que todas estas imágenes indican es que el elemento Tierra es más interesante de lo parece a simple vista. Hasta el día de hoy existen muchas características de la naturaleza de la materia que no entendemos. En la literatura esotérica se sostiene que el elemento Tierra es el examen final de iniciación para los humanos y quizá exista una ley racional o científica válida que describa la misma verdad, solo que aún no la conocemos. 

En la superficie, Saturno en los signos de Tierra se relaciona a los problemas y limitaciones que afectan a las personas en temas de su confort corporal, a la habilidad de mantenerse por sí mismo/a, a la capacidad de encontrar un trabajo significativo que le permita al nativo contribuir en la organización de su entorno y la habilidad de lograr cierta responsabilidad o autoridad en aquellas áreas donde demostró aptitud y talento.  

Es posible que tener a Saturno natal en uno de los signos de Tierra ofrezca la oportunidad de aprender acerca del significado más profundo de este elemento. Esto se debe a que las soluciones a las frustraciones que Saturno simboliza al estar en Tierra casi nunca se manifiestan mediante la aplicación de herramientas “terrenales”. Parece que los otros tres elementos (fuego, aire y agua) deben ser entendidos e integrados para formar una herramienta lo suficientemente efectiva como para influir en el aparente peso muerto de la Tierra y aliviar el dolor del instinto frustrado. 

Saturno en Tierra

Notas

-Traducción libre de un fragmento de Saturn: A New Look at an Old Devil de Liz Greene  

-La foto la tomé de la cuenta de Twitter @bitsofsaturn 

Ejemplos del retorno de Saturno a través de las casas – Presente

Primero, un repaso. La astrología tradicional propone principios interpretativos para analizar el retorno de Saturno. Ellos son: 

  • Secta de la carta natal
  • Casa donde está el Saturno natal
  • Casas regidas por Saturno
  • Aspectos difíciles de Saturno a otros planetas
  • Casas angulares a Saturno
  • Factores mitigantes

En la publicación en la cual expliqué la noción de secta, utilicé dos ejemplos para ilustrar el retorno en una persona que había nacido de día y el retorno en una persona que había nacido de noche. Ambos ejemplos son de la generación de Saturno en Capricornio. Es decir que estas dos personas están atravesando su primer retorno de Saturno en este momento. 

Además de enfocarme en la noción de secta, en ese texto anterior también di un adelanto de la importancia de la casa donde se encuentra el Saturno natal. Hoy me gustaría volver a tomar esas dos cartas y analizar, además de la casa donde se encuentra Saturno, la casa donde tienen el signo Acuario, que también es regido por el planeta Saturno. 

Pero no me quiero quedar solo en esto. Quiero hacer un viaje por el presente, el pasado y el futuro. Para el presente, voy a traer de nuevo estas dos cartas de la generación de Saturno en Capricornio. Para el pasado, voy a utilizar dos cartas (una diurna y una nocturna) de personas pertenecientes a la generación de Saturno en Sagitario, ya que los retornos de esta generación tocaron tres casas y no solo dos, como sí es y será el caso de quienes nacimos con Saturno en Acuario (yo) o con Saturno en Capricornio (muchas de mis amistades). Y, finalmente, para el futuro, voy a usar las cartas de dos amigas (una nació de día y la otra de noche) para hacer un análisis preliminar de cómo podrían ser sus retornos. 

¿Se entendió? ¡Espero que sí! 

Presente – Saturno en Capricornio

Carta 1 

Esta persona nació de día. Según la astrología tradicional, esto significa que el retorno será más “fácil”.  

El Saturno natal está en la Casa 12. Para la astrología tradicional, la Casa 12 se vincula a la soledad, los lugares de encierro o retiro, las enfermedades, las pérdidas, los enemigos. La astrología moderna suma los significados de procesos introspectivos, el inconsciente, el karma.

Según Robert Hand, Saturno en la Casa 12 puede implicar baja autoestima, no confiar en las habilidades propias, pesimismo, sentimiento de inferioridad y miedos que llevan a la inacción. La lección que tienen que aprender quienes tienen a Saturno en la Casa 12 es que la mayoría de sus miedos propios o sobre el mundo son imaginarios. La buena noticia es que, a medida que envejecen, los nativos y las nativas de este emplazamiento adquieren más confianza y seguridad en relación con sus dones y talentos. 

El signo Acuario, también regido por Saturno, está en la Casa I. Para la astrología tradicional, la Casa I se vincula a la salud, al cuerpo, a la vitalidad física, al aspecto físico y a la personalidad. Este tránsito puede traer cuestionamientos sobre cómo el mundo nos percibe y también cambios de hábitos, nuevos cortes de pelo, la emergencia de enfermedades que antes no estaban o nuevas formas de lidiar con enfermedades existentes. 

Esta persona que tiene a Acuario en la Casa I está atravesando problemas respiratorios que le generan malestar. Por otro lado, tiene amenorrea sin estar embarazada y sin ninguna explicación orgánica visible. Sabe que tiene que retomar el gimnasio para mejorar su calidad de vida y se pregunta qué cambio puede hacerse en el pelo. Cambió su alimentación, ahora come más sano, y bajó de peso.

A nivel “interior”, se siente más expresiva y sincera respecto a sus sentimientos. Y dramatiza todo lo que le pasa en Twitter, el mejor lugar para hacerlo. Respecto a lo laboral (tema saturnino si los hay) está dando sus primeros pasos como docente universitaria, posicionándose en ese mundo tan competitivo. Además, está intentando elaborar su proyecto de tesis de doctorado. Creo que en lo que queda de este año y en las últimas estocadas de su retorno el año próximo se sentirá más segura respecto a su rol en la academia y a los aportes que puede hacer. Ya veremos cuando Saturno se vaya a Acuario definitivamente en diciembre del 2020. 

El retorno de esta persona se perfeccionó desde el 6 de enero del 2019 al 14 de enero de 2019. Para ese entonces, ella volvía de sus vacaciones en la costa. En Rosario hacía mucho calor y se encerró en su departamento (Casa XII). Fue una semana en la que limpió intensivamente y le costó concentrarse para estudiar. Pero también fue una semana en la cual se puso en contacto con un grupo organizador de un congreso académico sobre un tema que ella estudia. Este hecho fue positivo y creo que se puede vincular a la Casa I porque tiene que ver directamente con su personalidad. 

Digresión (o no tanto): Algo que estuve pensando hace poco es que la Casa I es como un comodín. La Casa I se vincula a la “personalidad” y “personalidad” es una noción tan amplia que a veces siento que no significa nada. Por eso veo esta casa como un comodín, como la opción de escoger tu propia aventura, aunque esta aventura no es infinita, si no que la veo coloreada por las características del signo del Ascendente.  

Experimentar el retorno de Saturno en la Casa I es, para mí, una convocatoria contundente (este sintagma es de Alejandro Lodi) para encarnar las cualidades más destacadas del Ascendente. Creo que una buena forma de prepararse para el retorno (y de transitarlo) es leer sobre la energía “elevada” del signo de nuestro Ascendente y buscar formas de conectar con esa energía. 

Aclaro que esto no lo leí en ningún lado y quizá sea erróneo teóricamente. Por ahora es solo una intuición que quiero explorar. Es un tema que me convoca porque tengo a Saturno junto a mi Ascendente, en Acuario. Voy a seguir leyendo, y a lo mejor, me encuentro con este tema en autores y autoras que se dedican más a la astrología psicológica. O a lo mejor mi intuición está completamente errada y, en ese caso, descartaré esta digresión. 

Fin de la digresión. Sigamos con lo nuestro. 

Carta 2 

Esta persona nació de noche. Según la astrología tradicional, esto significa que el retorno será más “difícil”.

El Saturno natal está en la Casa IX, que se vincula a la educación, los viajes al extranjero, el contacto con personas de otros países, la religión, la filosofía, las creencias.

En el año 2018, esta persona se mudó a un país extranjero para cursar algunas materias de la carrera de Filosofía en este nuevo lugar. (La astrología a veces es tan literal que asusta). La motivación principal para este viaje no fueron los temas propios de la Casa IX, si no sostener una relación con un varón que se mudaba a dicho país extranjero. La relación se terminó con mucho dolor, pero toda la experiencia le permitió a esta persona activar temas de la Casa IX que quizá no se habría animado a activar de otra manera.  

El signo Acuario, también regido por Saturno, está en la Casa X. La Casa X se vincula a la carrera, la reputación, lo que hacés “para vivir”, la dirección de vida y la relación con les superiores. Esta persona atravesó algunos cambios estresantes en su trabajo. Por un lado, pudo consolidar su puesto laboral. Por el otro, quedó en el medio de ciertas disputas que no tienen nada que ver con ella, pero que, por supuesto, la afectan de un modo u otro. También tuvo problemas financieros vinculados a la inestabilidad que vivió en algunos periodos. 

Uno de los deseos actuales de esta persona es darle más energía a sus estudios para terminar la carrera universitaria que eligió. Creo que en el 2020 estará más consolidada en lo laboral y más motivada para estudiar y rendir materias. Me parece que lo peor ya pasó.

El retorno exacto de esta persona se dará desde el 14 de enero del 2020 hasta el 22 de enero del 2020. Ya veremos cómo se manifiesta.  

[La foto la tomé de la cuenta de Twitter @bitsofsaturn]