Saturno en la Casa 7

[El texto que se encuentra a continuación está inspirado en el guion del episodio 07 del podcast. Podés escucharlo acá.] 

Los cuatro ángulos representan los factores más personales de la carta natal. Y de estos cuatro ángulos, el Ascendente es el más personal de todos. De hecho, el Ascendente determina (por decirlo de algún modo) a los 3 ángulos restantes. 

¿Y a qué me refiero con los 3 ángulos restantes? 

En la parte más profunda de la carta se encuentra el Imum Coeli en latín, conocido más popularmente como IC o Fondo de Cielo en español. Esta parte de la carta generalmente se asocia con la Casa 4, aunque en algunos sistemas de casas puede estar presente en la Casa 3 o 5.  

El Fondo de Cielo es la parte más íntima de la carta, conectada con nuestra familia, nuestro origen, nuestras raíces y nuestro mundo emocional. También se vincula con nuestra vivienda, el sentido de pertenencia y la búsqueda de seguridad. 

Después, tenemos al Descendente, que siempre está en la Casa 7 porque está en el mismo grado de nuestro Ascendente, pero en el signo opuesto. Y el Ascendente siempre está en la Casa 1, y en algunos sistemas de casas, como Placidus o el sistema de casas iguales, marca el comienzo de la Casa 1. No quiero que se confundan, así que por ahora solo recuerden esto: el Descendente está en el signo opuesto al signo del Ascendente. 

Por último, tenemos el Medium Coeli en latín, conocido como MC o Medio Cielo en español. Esta parte de la carta generalmente se asocia con la Casa 10, aunque en algunos sistemas de casas puede estar presente en la Casa 9 o también en la Casa 11. 

El Medio Cielo es la parte más pública de la carta, conectada con nuestro rol en la sociedad, nuestra carrera, aquellos talentos que queremos desplegar y compartir con el mundo. También se vincula con las figuras de autoridad que nos rodean y a veces se habla del Medio Cielo como el punto de la carta que puede indicar nuestro propósito o misión en esta vida. 

Entonces, para resumir, la carta tiene 4 ángulos: 

  • Primero el Ascendente, que a grandes rasgos podemos decir que es nuestro yo, en este cuerpo, con esta personalidad y con ciertos aprendizajes de vida a integrar
  • Segundo el Fondo de Cielo, que se conecta con nuestra familia y nuestra vida privada y emocional
  • Tercero el Descendente, vinculado a las relaciones sociales más cercanas
  • Y, en cuarto lugar, el Medio Cielo, que nos brinda información sobre nuestra vida pública y nuestras aspiraciones 

Si en nuestra carta tenemos planetas a 8 grados o menos de distancia de los ángulos, entonces se dice que tenemos planetas angulares. Los planetas angulares son muy importantes y sus funciones serán relevantes en conexión con los temas del ángulo que esté más próximo. 

La Casa 7 y el Descendente

En esta oportunidad, voy a hablar de Saturno natal en la Casa 7. Si en tu carta natal este planeta está a 8 o menos grados del grado de tu Descendente, entonces Saturno es un planeta angular y, por lo tanto, una presencia destacada en tu existencia. 

Estas son algunas frases clave asociadas con el Descendente: el otro, asociaciones, proyección, matrimonio, relaciones cercanas, atracción, vínculos íntimos. 

Como expliqué anteriormente, el Descendente es el punto exacto en oposición al Ascendente. Por lo tanto, describe las relaciones que tenemos con otras personas. Es una de las partes de la carta que señala cómo conectamos y nos relacionamos con los demás. 

La Casa 7 puede describir matrimonios, relaciones uno a uno y colaboraciones, tanto personales como profesionales. En esta casa podemos encontrar a una pareja, a nuestra psicóloga, a un socio comercial y también, INCLUSO, a enemigos y enemigas. En la astrología tradicional, la Casa 7 aloja a los enemigos conocidos, mientras que la Casa 12 resguarda a los enemigos desconocidos que desean que nos vaya mal sin que nosotros lo sepamos. 

Esta casa no solo nos brinda información sobre aquello que nosotros/nosotras aportamos en nuestras relaciones, si no también sobre las dinámicas que nos gustaría recibir en los vínculos más cercanos. 

En un punto, la Casa 7 resguarda la propia sombra porque puede describir partes nuestras con las cuales no nos identificamos conscientemente. Estos elementos de nuestra personalidad que permanecen ocultos a nuestra consciencia tienden a ser proyectados en otras personas, sobre todo aquellos seres con quienes tenemos relaciones duraderas o muy próximas. 

Las proyecciones son características que preferimos reducir, rechazar o negar en nuestra propia subjetividad, pero que identificamos y reconocemos muy fácilmente en otras personas. Como en una proyección de cine, nosotros somos quienes transmitimos la imagen, pero la vemos en una superficie ajena, en las personas con quienes nos relacionamos, y por eso pensamos que esa imagen es generada por los demás y no por nosotros mismos. 

Inevitablemente, todas las relaciones crean algún tipo de proyección y es importante mencionar que las proyecciones no siempre son negativas. Por esta razón, la Casa 7 puede contener habilidades y características de la personalidad que admiramos en otras personas, pero que al mismo tiempo nos cuesta aceptar o comprender. Cuando tenemos consciencia de este mecanismo, podemos autoconocernos aún más para identificar qué cuestiones propias estamos proyectando en los demás en vez de abrazarlas y aceptarlas. 

Otra metáfora para describir a la Casa 7 es considerarla como un espejo. En este espejo podemos ver quienes realmente somos, porque los desafíos de las relaciones pueden mostrarnos aspectos de nuestra personalidad que tal vez no se manifiesten en soledad. Nuestro comportamiento con otras personas indica cómo somos como individuos y, a su vez, la forma en la cual los demás nos tratan impacta en nuestra autopercepción. Todos estos temas se manifiestan en la esfera de acción de la Casa 7. 

Dado que esta casa es un lugar de relaciones contractuales, también describe confrontaciones legales, demandas o litigios.  

Las primeras 6 casas de la carta natal se encuentran por debajo de la línea del Ascendente. Esto significa que son casas privadas, que nos ayudan a establecernos como seres humanos singulares, separados y diferentes de todos los otros seres humanos. En cambio, las últimas 6 casas de la carta natal están por sobre la línea del Ascendente y nos permiten conectarnos con lo social y con aquello que tenemos en común con el resto de la humanidad. 

Examinar el signo de nuestro descendente, su planeta regente (o planetas regentes, si se trata de Escorpio, Acuario o Piscis) y los planetas que se encuentran alojados allí, nos puede dar mucha información acerca del valor y el significado que le otorgamos a las relaciones. Después podemos utilizar esta información para integrar nuestro Descendente en la conciencia y hacernos cargo de aquello que, a veces, reconocemos en los demás, pero no en nuestro interior.  

Saturno en la Casa 7 y los vínculos

En Las doce caras de Saturno, el astrólogo Bil Tierney sostiene que la Casa 7 es una casa sobre las relaciones entre pares. La presencia de Saturno en esta casa puede sugerir que el nativo o la nativa siente mucha inseguridad respecto a relacionarse con otras personas de forma igualitaria. Tradicionalmente, esta es la casa del matrimonio, y por eso es probable que las personas que hayan nacido con Saturno en esta casa piensen mucho en la posibilidad de casarse y se preocupen por elegir a la persona “adecuada” para hacerlo. 

Hoy en día, para mí, la Casa 7 ya no se limita al matrimonio, sino que es una casa que aloja nuestras relaciones más íntimas, más cercanas. Estas relaciones no son exclusivamente de pareja, ya que también pueden involucrar a amistades e incluso a familiares. 

Quienes nacieron con Saturno en la Casa 7 se toman muy en serio el hecho de estar en pareja y no son muy tolerantes respecto a los fracasos, o aquello que perciben como un fracaso, o a las desilusiones en esta área de la vida. Estas personas quieren que sus relaciones más cercanas les aporten seguridad y a veces la búsqueda de seguridad es más importante que la búsqueda de la felicidad (si es que la felicidad existe, claro). 

Las personas que nacieron con Saturno en la Casa 7 desean tener vínculos sólidos y estables, pero a menudo aparecen obstáculos en el camino que hacen que no puedan manifestar este tipo de relaciones. En primer lugar, pueden ponerse en su propio camino porque tal vez sienten que nunca van a encontrar un compañero o compañera que cumpla sus expectativas. Puede existir el miedo de fallarle a la otra persona o también de que la otra persona le falle al nativo o a la nativa de Saturno en Casa 7. Por estos miedos, se mueven con mucho cuidado y a veces se enfocan demasiado en las relaciones a largo plazo o en construir relaciones que sepan que van a durar. Al hacerlo, se pierden la oportunidad de generar vínculos que tal vez no van a ser duraderos, pero sí pueden ser muy enriquecedores, estimulantes y divertidos. 

Aunque es imposible controlar y planear cada paso de la vida para evitar los desafíos inesperados que se pueden dar en las relaciones más cercanas, una buena sugerencia para las personas que nacieron con Saturno en la Casa 7 es que analicen sus expectativas y se pregunten si son realistas. Tal vez están buscando a personas que no existen porque tienen miedo de vincularse con seres humanos reales que tienen fallas y miedos y se equivocan y a veces nos lastiman sin intención de hacerlo. Este es un tema, definitivamente, para reflexionar. 

Cuando las personas que nacieron con Saturno en la Casa 7 están en una relación, a veces prefieren cortar el vínculo con la otra persona ante la menor molestia o discusión o también si sienten que tienen que mostrarse vulnerables y aún no se sienten preparados o preparadas para hacerlo. Esto puede deberse a que quienes nacieron con Saturno en la Casa 7 le dan demasiada autoridad o demasiado poder a los vínculos y a la opinión ajena. Este poder puede otorgarse de una forma explícita o de una forma más sutil. 

En las consultas, a veces se puede ver que las personas que tienen a Saturno en la Casa 7 buscan a uno de sus progenitores en las relaciones de pareja, de amistad o de colaboración laboral. Comúnmente, parece que buscaran una figura paterna (pero también puede ser una figura materna). Es como si su pareja o socio pasara a ser el gerente de la vida de la persona, como si fuera más un padre o una madre de una criatura antes que alguien con quien se tiene una relación más horizontal. 

La astrología tradicional diría que una persona con Saturno en la Casa 7 nunca se va a casar porque Saturno es un planeta maléfico que dificulta los temas de la casa en la cual se encuentra. Hoy, con los matices de la astrología psicológica, sabemos que nada es blanco o negro, que hay muchos grises. Tal vez la persona que tiene a Saturno en la Casa 7 y desea casarse lo hace con una persona que puede ser mayor o tal vez se casan de más grandes, a una edad que en su cultura es percibida como “demasiado” mayor.

Si la persona que tiene a Saturno en la Casa 7 elige una pareja, o compañero o compañera de vida, de una edad similar a la suya, o incluso una persona de menor edad, es probable que la pareja tenga cualidades de mucha madurez y que sea una persona que tal vez se maneje con cierta autoridad que al nativo o la nativa le hace sentir mucha seguridad.

En varios sentidos, la Casa 7 también es una casa espejo porque contiene aquello que nos atrae en nuestras relaciones. También puede indicar el rol que nosotros cumplimos en esas relaciones. Entonces, en el caso de Saturno en la Casa 7 no solo nos pueden atraer las personas mayores que nosotros o las personas que tienen un cierto aire a figura paterna o materna, sino que nosotros podemos cumplir ese rol en un vínculo. Tal vez la persona que nace con Saturno en la Casa 7 es la persona mayor en la relación, o tal vez es la persona más madura en la relación, o tal vez es la persona que se casa de más grande con una persona más joven, o con una persona que que nunca se casó, mientras que para la persona con Saturno la Casa 7 tal vez ya haya habido algún otro matrimonio antes. 

Saturno en la Casa 7 y la infancia

Un escenario típico de las personas que nacieron con Saturno en la Casa 7 puede llegar a ser una infancia donde sintieron que no tuvieron una relación lo suficientemente cercana con su padre o madre. Esto no significa que el padre o la madre hayan sido malvados o personas a quienes no les importaba la crianza del nativo o la nativa. 

Sin embargo, a veces puede sentirse que la relación con el padre o la madre fue incompleta, entonces se busca en una pareja conectar con aquellas emociones o vivencias que el padre y la madre no pudieron darle al nativo o a la nativa. La relación con el padre tal vez quedó truncada debido a su fallecimiento o a un divorcio o al hecho de que tal vez el padre se mudó lejos por trabajo y el nativo o la nativa tuvo una relación más distante con su progenitor. 

En sus vínculos más cercanos, las personas que tienen a Saturno en la Casa 7 buscan vincularse con seres humanos que sean honestos, consistentes, exitosos, ambiciosos, decentes, responsables, confiables y parece que la lista es interminable.  Esta búsqueda puede generar mucha soledad porque tal vez les parece que nunca van a encontrar personas (ya sea para una relación de pareja, de amistad o laboral) que cumplan con esta larga lista de requisitos. 

La realidad es que a las personas que tienen a Saturno en la Casa 7 les gusta tener el poder en una relación y les gusta saber que la persona con quién están es una persona que les puede prometer estabilidad y consistencia. Puede suceder que a veces las personas con Saturno en la Casa 7, cuando se sienten dolidas o lastimadas en un vínculo, recurran un poco a ser pasivo-agresivas y a tener actitudes que lastiman a los demás, pero que no son del todo explícitas. 

Saturno en la Casa 7 y el matrimonio 

En Las doce caras de Saturno, Tierney nos cuenta que la tradición astrológica no aprueba el matrimonio que se lleva a cabo antes de los 29 o 30 años (es decir, antes del primer retorno de Saturno) en el caso de las personas que tienen a Saturno en la Casa 7. Esto se debe a que es probable que estos matrimonios no duren.

Tierney nos dice que los casamientos que se dan a tan temprana edad tardan alrededor de 7 años, que es cuando el Saturno de tránsito está en cuadratura al Saturno de la relación, antes de separarse o de convertirse en algo completamente ajeno a la intención original que se dio al casarse. Entonces, esto puede involucrar el matrimonio o no, porque, como ya sabemos, la Casa 7 también tiene que ver con otras asociaciones o contratos. Con esto no quiero decir que si tenés menos de 30 años no podés firmar ningún contrato y no te podés casar porque esos proyectos están condenados al fracaso. Lo menciono porque lo iniciado ahora, sea una relación o sea un contrato a largo plazo, va a cambiar en 7 años, va a tener otra dinámica y esto no necesariamente es negativo. 

Los matrimonios a temprana edad para las personas que nacieron con Saturno en la Casa 7 funcionan como una vía de escape de las presiones y restricciones del hogar de origen. A veces, quienes tienen a Saturno en la Casa 7 desean liberarse del yugo de su propia familia. Por lo tanto, un acto de rebelión es casarse y disfrutar de la independencia que puede brindar salir del hogar familiar. Muchas veces estos casamientos no son por amor, sino por cuestiones prácticas o cuestiones económicas, por ejemplo para convivir con otra persona y gastar menos dinero o porque la familia de nuestra pareja tiene los medios para mantenernos a ambos. 

En algunos casos, personas que tienen a Saturno en la Casa 7 se casan siendo muy jóvenes con una persona mayor que tiene más dinero. Estas personas piensan que el cambio de estado civil con alguien adinerado les va a dar felicidad porque ya no estarían en el hogar familiar. En cambio, pasan a sentirse atrapadas y como si fueran el trofeo de su pareja, aunque están rodeadas de lujos y de privilegios. Como escribe Philippe Lahille en La simplicidad voluntaria en 130 consejos prácticos, “El hecho de que los barrotes de la jaula sean dorados no cambia de ningún modo la realidad profunda de la alienación de sus prisioneros”.

La situación es diferente para las personas que tienen a Saturno en la Casa 7 y que tienen ciertas dificultades para reconciliarse con la idea de casarse o de tener un vínculo serio con otra persona. Cuando efectivamente lo hacen, les genera mucho rechazo la idea de pensar en un divorcio. Es como que el hecho de casarse en sí ya fue bastante difícil o llevó bastante tiempo, entonces considerar separarse de la otra persona puede resultar devastador. Quienes nacieron con Saturno en la Casa 7 pueden ver los divorcios o separaciones como un “fracaso”, como algo humillante y como si estuvieran haciendo un espectáculo muy triste para un público que está feliz de ver el final de esa relación. Recuerden que la Casa 7 también contiene a los enemigos conocidos. A veces la Casa 7 es muy “con amigos así, ¿quién necesita enemigos?”.

Una vez que la persona que nació con Saturno en la Casa 7 toma la decisión de divorciarse o separarse porque sabe que no hay otro camino disponible en su vínculo, puede sentir mucha satisfacción por haber dado este paso. Los divorcios pueden darse porque esa persona que antes les había resultado estable, confiable y segura ahora se manifiesta como una persona que les resulta controladora o que les genera sofoco. Una vez que se despojan de la sensación de haber fracasado porque tuvieron que separarse, las personas que nacieron con Saturno en la Casa 7 tienen la capacidad de entrar a otra relación con más sabiduría y discernimiento. 

Para poder conectar con la sabiduría interior y tener relaciones más amables, es crucial identificar los rasgos de Saturno que las personas que nacieron con este planeta en la Casa 7 tienden a proyectar en su pareja. Resulta indispensable que tomen conciencia de que rechazan a la gente porque por lo general se rechazan a sí mismos como una pareja adecuada para alguien más. Tierney afirma que un paso en la dirección correcta se da cuando las personas que tienen a Saturno en la Casa 7 aprenden a recurrir a su propia fortaleza interior y a volverse más confiables en su propio poder, porque si incorporan las características que encuentran atractivas en los demás van a poder gustarse más y sentirse más cómodas en su propia piel. 

Tierney afirma que Saturno en la Casa 7 implica que si la persona que nació con este emplazamiento es demasiado cauta en el enfoque de sus relaciones es probable que se asuste de un modo casi permanente con la idea de casarse o de tener vínculos íntimos y vulnerables. Puede suceder que a medida que pasa el tiempo los nativos y las nativas encuentran muchas razones para explicar por qué postergaron el hecho de generar lazos íntimos con otras personas. Pero Tierney también afirma que el tono fatídico que solemos asignarle a la casa de nuestro Saturno natal se debe a la resistencia que sentimos a hacer los cambios necesarios para obtener frutos en esa área de la vida.

Saturno en la Casa 7 y el valor 

Tener a Saturno en la Casa 7 puede significar la presencia de una sensación de desmerecimiento muy enraizada. Puede suceder que el nativo o la nativa suponga, de forma inconsciente (o no tanto), que ninguna persona atractiva o deseable va a elegir pasar tiempo con ella o con él. Pero no es que hay una sentencia cósmica que afirme que la persona que nació con Saturno en la Casa 7 tiene que estar en soledad para siempre y contra su propia voluntad. No es que sea un destino del cual no se puede huir. 

A veces, sí puede resultar que la persona que nace con Saturno en la Casa 7 elige vivir en soledad porque esto es más fácil, porque así no tienen que lidiar con otras personas y con las dinámicas y discusiones que pueden surgir en una convivencia con otro. Sin embargo, a veces al elegir esto que puede ser el “camino más fácil”, en realidad están renunciando a su deseo de compartir su vida con otra persona. Para quienes nacieron con Saturno en la Casa 7, tal vez sea más provechoso compartir su vida con alguien que les dé su espacio (por supuesto) antes que retirarse de las relaciones de modo permanente. 

Si realmente no desean casarse o estar en pareja y aman su soledad, es fundamental que esta decisión sea consciente y sea una elección y no algo a lo cual llegaron por miedo a compartir con otras personas o por sentir que no merecen casarse o estar en pareja o tener amistades nutritivas. Es importante que las personas que nacieron con Saturno en la Casa 7 no busquen formas de escape para evitar la confrontación sobre su propia identidad, sus propios deseos o también la confrontación con otras personas al estar en un vínculo. En lugar de escapar, lo recomendable es inspeccionar el mundo interior y preguntarse cómo pueden mejorar su enfoque en el arte de relacionarse íntimamente con otras personas. 

Saturno en la Casa 7 y los contratos

Tradicionalmente, se dice que la Casa 7 es la casa de socios y parejas. Con Saturno en esta zona de la carta, a veces puede suceder que los nativos y las nativas tengan asociaciones comerciales o contractuales que funcionen muchísimo mejor que las maritales o que las relaciones cercanas. Esto se debe al hecho de que las relaciones comerciales o laborales tienen menos contenido emocional y menos intimidad que los vínculos afectivos. 

Aún así, también es probable que quienes nacieron con Saturno en la Casa 7 sean personas muy reservadas sobre sus asuntos. Esto puede ser muy bueno porque a veces la discreción es un valor, pero si tienen un socio o socia, ahí se puede complicar un poco más la situación, ya que a veces se necesita hablar abiertamente de ciertas cuestiones con la persona con la cual se está haciendo un negocio. 

Es fundamental que quienes nacieron con Saturno en la Casa 7 no se tomen tan a pecho las pérdidas que puede haber en un negocio o los momentos más lentos, tal vez de no tanta ganancia. Obsesionarse con la pretensión de que un negocio sea siempre exitoso y esté siempre en crecimiento les puede generar mucho estrés y también pueden caer en el patrón de culpar a los demás por su ineficacia. 

Quienes nacieron con Saturno en la Casa 7 y tienen asociaciones con otras personas tienen que tener paciencia y trabajar realmente de forma colaborativa con los demás, de forma horizontal. Es muy beneficioso que Saturno en la Casa 7 aprenda a expresar realmente lo que quiere o cómo considera que se tiene que manejar el negocio o el contrato y no que espere que la otra persona le lea la mente. 

Esta comunicación siempre tiene que darse con respeto, con dignidad y con una actitud comprensiva, porque los demás tienen tal vez otros tiempos y otros estilos de trabajo diferentes a los propios, que no son ni mejores ni peores, son solo eso: diferentes. 

Saturno en la Casa 7 no debe resistirse a las críticas constructivas porque estas críticas (siempre y cuando sean expresadas con respeto y con dignidad) pueden ayudar a que un negocio se mantenga dinámico y próspero. 

Es vital, para quienes nacieron con Saturno en la Casa 7, que en todas su relaciones (no solo las de pareja y no solo las comerciales) trabajen la seguridad para abrirse y para comunicar lo que realmente piensan o sienten sin temor al rechazo o al resentimiento de los demás. 

Testimonios de personas con Saturno en la Casa 7  

[Los testimonios compartidos a continuación son reales. Los recibí a través de mis cuentas de Twitter y de Instagram. Algunos fueron modificados levemente para buscar que sea más clara su comprensión. Sin embargo, mantuve “errores” ortográficos para no alterar la estilística de los mensajes.]

Voy con el primer testimonio: 

Holi! Testimonio de Saturno en 7: todo el retorno de mi ex se trató de definir y re definir cómo quería vincularse. Cuando lo conocí él ya tenía 30, iba a cumplir 31 (pero Saturno estuvo en Capri bastante más tiempo y supongo que lo afectó bastante más?). En un principio él tenía una relación abierta, a distancia, habiendo charlado la posibilidad de sentir cosas por las personas con las que estuviera, porque se consideraba pansexual. Estar conmigo iba a ser eso, casual, pero nos enamoramos. Fue durísimo para lxs tres, que en un principio no entendíamos absolutamente nada (y mi mejor amigo, que tiene muchos planetas en 7, me decía “avivate, es poliamor”, y me parecía algo re alienígena), pero sí, lo era. Seguimos un largo tiempo en una suerte de transición, de ver qué hacíamos con salir en público, porque es una ciudad chica, cuando lxs tres estábamos en la misma, y porque parece que esta es una configuración más difícil de explicar y vivir que una trieja. Él necesitó socializar con su familia los cambios que estaba atravesando, encontrarles un marco teórico. Durante mucho tiempo si bien yo entendía lo que pasaba y hasta lo había propuesto, sentía que mi corazón era “monôgamo”, que era cuestión de “aguantar”. Con el tiempo si bien ya no estamos juntxs tenemos un gran vínculo, y ya no podemos presentarnos al mundo (a nivel amoroso) de otra manera que no sea poli, ni tener parejas que no contemplen la posibilidad de que nos podemos seguir enamorando, de que eso no anula lo que ya se tiene.

Wow. Este testimonio me encantó y me sorprendió porque menciona dinámicas en relaciones que definitivamente no están en los libros de astrología. Y esto es lo lindo de la disciplina: ver cómo los arquetipos (en este caso, el de Saturno en la Casa 7) se manifiestan concretamente en personas reales. La parte en la cual se menciona la búsqueda de un “marco teórico” desde el cual analizar esta relación poliamorosa se me hace muy Saturno en Casa 7 por la cuestión de darle cierto contrato, ciertos parámetros a la dinámica nueva que se estaba gestando. Muchas gracias por haber compartido. 

Paso al testimonio número 2: 

Esta persona me escribe por Twitter y me cuenta que tiene 29 años. Y me dice que si me interesa su testimonio puede contármelo. 

Le dije que sí y le pregunté cómo creía que se sentía su Saturno en la Casa 7 y cómo se manifestaba en sus relaciones más cercanas. 

Ella me contestó lo siguiente:

Pues se ha manifestado de una forma bastante mala. Tuve una pareja abusiva y autoritaria durante 9 años. Hasta q lo tuve que dejar porque me hizo pasar el confinamiento como un infierno. Era abusivo en todas las formas posibles, me controlaba el dinero y hasta donde estaba. Estaba geolocalizada. Corté esa relación justo cuando saturno se asomó por mi casa 7 el año pasado. 

Creo q fue hasta el mismo día (me acuerdo que lo miré)

Luego, volvió a mi casa 6 cuando se volvió retrógrado

Pero me vino genial que pasara por mi casa 7

Pienso que fue mi primera lección del retorno de Saturno

Actualmente tengo una pareja: es historiador que se dedica a la Historia Antigua, es maduro y serio. Muy disciplinado pero muy buena persona

Es científico social

Yo creo q tiene q ver con mi saturno ahí en la 7 en acuario

Me gusta colaborar con las personas de forma seria y firme, pienso que la comunicación lo es todo en cuanto a las relaciones con los demás

Y me tomo bastante en serio mis relaciones de pareja y con los otros

Este testimonio condensa varios de los temas de Saturno en la Casa 7: la cuestión del control en las relaciones, salir de esa relación y empezar otra con una persona más madura, darle valor a la comunicación en los vínculos y tomarse en serio las relaciones de pareja y con los otros. Muchas gracias por haber compartido. 

Buenos días 

Saludos desde Colombia 

Ví tu tweet sobre la casa 7 y Saturno.

Pues la verdad, desde pequeña siempre me la he llevado con personas muy mayores a mí, se me facilita relacionarme con las personas mayores. Tengo Saturno en Aries y pues alguna ves leí que es una persona que se siente atraída por personas mayores y con “mando” y la verdad es que a mí me llama mucho la atención los militares (dato curioso: mi abuelo fue militar) y cuando no me la llevo con alguien siempre es una persona mayor con poder. Siento que para encontrar pareja es muy difícil. Feliz día. 

Gracias por haber compartido tu historia. En este testimonio podemos ver la atracción que Saturno en la Casa 7 puede sentir por personas mayores y también por personas con un halo de autoridad. Además, se menciona la dificultad que Saturno en la Casa 7 puede experimentar para encontrar pareja. 

Hola! Acá saturno en la 7 casi casi pasando a la 8. Las relaciones me enseñaron muchísimo. Casi siempre tuve pareja. A mis 29 años viviendo el retorno de saturno  me estoy haciendo cargo de todo lo que proyecto y de no llevar el mandato familiar (más que nada el de mi papá), hacia mi relacion

Me encanta que estés en ese proceso y que hayas usado el verbo “proyectar” porque, como habrán escuchado en el episodio, es uno de los verbos más utilizados cuando hablamos de la Casa 7. Muchas gracias. 

Hola leí tu tw y quería colaborarte jaja . Tengo a satu en casa 7 la casa 7 mía es una parte pequeña 10 grados de Capricornio y el resto Acuario . Estoy en el casi retorno y solo tuve 1 pareja formal a los 19 años . 

En lo personal me cuesta muchísimo ,muchísimo q alguien me llame la atención . Conocer gente nueva o esa parte de chamuyo no es lo mío . Sin embargo soy Sol libriano y si me gusta la vida de a dos pero ese Saturno me lleva a tomarme todo muy en serio . Eso d chamuyo y salgamos porque si ,no me sale . Para ser más realista y sincera ,nosé si es por mí Saturno ahí pero el salir y terminar, que pase algo más con un hombre a la primera q lo conozco creo q es algo imposible e impensado en mi cabeza Saturnina . Obvio q somos una carte entera pero para q me entiendas más.

Sí, te entiendo. Y es una de las manifestaciones de Saturno en la Casa 7. Gracias por haber compartido. 

Acá me mandan un testimonio sobre la vida de una persona cercana: 

Sobre saturno en la c7 

Mi tia saturno en c7, se caso a los 27, porque su mama practicamente la obligo, 70’s, y fue infeliz, la dreno, perdio cosas materiales propias;hasta que un dia se separo (pluton en libra) y aun sigue soltera, bah, de novia con alguien menor, con “madurez”. La figura tirana de los padres imponiendose con su relacion perfecta, modelo a seguir. Y no entendiendo lo condicionante que habra sido para ella. Recuerdo esa epoca y fue como un “de vida o muerte”, te tenes que casar. Mas la exigencia de que esa union sea alguien aceptado por ellos, alguien “perfecto”, una carrera, x forma de ser, y complacer mas a los padres que ella misma.

Esta cuestión de los matrimonios obligados porque cumplen con algún paradigma familiar o con lo que se supone que se debería desear es muy típica también de Saturno en la Casa 7. Otra persona me mandó un testimonio similar a este: 

Saturno C7 Sagitario en trino a Urano… no obstante, relaciones equivocadas durante mucho tiempo.. restrictivas.. viudez .. y a partir d un momento cumpliendo con el mandato de Cronos.. todo sobre rieles y mas

Creo que esta persona está diciendo que luego de relaciones muy feas, pudo conectar realmente con su Saturno natal (es el decir, el mandato de Cronos) y manifestar relaciones más saludables. 

Uff… Yo tengo Saturno en la 7 y está en Piscis. Todo me afecta a niveles estratofericos y a veces tengo que ser radical con mis límites, bloquear personas de redes sociales y etc.. tienden a verme como alguien autoritario o confuso. Vale la pena decir que me estoy enloqueciendo

Es muy importante poner límites en los vínculos para Saturno en la Casa 7 y sobre todo si ese Saturno está en Piscis, que es un signo de agua y que de por sí es un Saturno al cual le cuesta lidiar con el borde, con decir “hasta acá y basta”. Así que no te sientas mal por poner límites y preservar tu salud mental, que es lo más importante. 

Saturno en c7 en escorpio y hace conjunción con plutón en la misma casa pero en libra.. Siempre mis relaciones de pareja han sido abruptas..salvo ahora.. Creo.. Encima mi saturno hace sextil a neptuno en sagi c9 y a mi mediocielo en capri c10.. No de si es bueno pero ojala ayude. 

Gracias por compartir. Tal vez te llegó el momento de tener una relación más duradera después de tantas relaciones abruptas, que, como habrás escuchado, es una de las manifestaciones de Saturno en la Casa 7. 

Hola! Aquí Leo con Saturno en acuario casa 7. Saturno le hace oposicion a mi mercurio y siento que eso es muy decisivo. Por muchos años he tenido muchos conflictos de comunicación con mis parejas, me cuesta mucho comunicarme abiertamente, lo cual es muy chistoso porque también soy Luna en Géminis y hablar es algo que se me da en todos los ámbitos salvo en el amoroso. Me está costando mucho ese ámbito de mi vida, parece que cuando quiero abrirme con alguien, no es el momento ni la persona adecuada. Claro que hay trabajo personal de fondo que estoy haciendo. Pero las relaciones me parecen un esfuerzo enorme. Uno que no estoy del todo dispuesta hacer, pero ahora entiendo que ese es el reto de mi retorno. En fin! No se si sea el mejor testimonio. Me encanta tu podcast, soy tu fan! Y gracias a tu blog entendí de que va el retorno y me ha ayudado mucho!

Gracias por tus lindas palabras y por compartir tu testimonio. Es un muy buen testimonio porque se ven las características de Saturno en la Casa 7. Las relaciones son un terreno complejo, pero tal vez si te resultan tan dificultosas puede ser que tengas ganas de estar en soledad y no te animes a admitirlo por algún miedo o por presión social. A veces creo que es fundamental recordar que no es obligatorio estar en pareja, que podemos disfrutar mucho sin un vínculo sexoafectivo.

Ahora comparto una pregunta que me hicieron. Dice así: 

Saturno en casa 7 en Acuario. Se puede considerar que está en regencia?  Y si tengo conj Urano +Neptuno y luna  en capri, es un Saturno fuerte?? Aiuda

Sí, yo diría que Saturno es una presencia fuerte en tu carta, aunque habría que verla en su totalidad ¿no? Saturno en Acuario está en regencia porque Saturno es el regente tradicional de Acuario. Para profundizar en este tema, te recomiendo escuchar el episodio número 2 del podcast llamado “¿Qué significa Saturno en Acuario?”. Tener a Urano, a Neptuno y a la Luna en Capricornio aumenta la presencia saturnina en tu carta, porque esto es un stellium en Capricornio, que es un signo regido por Saturno. Además, si tu Saturno en Casa 7 está a 8 o menos grados del Descendente, Saturno pasa a ser un planeta angular y, por lo tanto, como vos decís: un Saturno fuerte. 

Voy con otro testimonio: 

Tengo saturno en Acuario, casa 7 y estoy transitando mi primer retorno (tengo 29). Ultimamente vengo haciéndome un montón de preguntas sobre cómo quiero vincularme (a nivel pareja) y me doy cuenta de que tengo ideales que la realidad parace mostrarme como inalcanzables, como si hubiese una brecha irreconciliable entre la dicotomía ideal/realidad. Tuve una relación de pareja larguísima que me marcó mucho, pues la empecé cuando aún era adolescente y se extendió hasta que cumplí 24 años. Me separé de él de una manera muy dolorosa. Fue una relación basada en muchas limitaciones (todas las que la monogamia tradicional impone), él me celaba muchísimo, teníamos intereses muy distintos (él quería construir una familia con muchos hijos, yo solo quería dedicarme a estudiar y a bailar). Por cuestiones de presiones familiares me costó mucho dejar este vínculo, pero desde que logré hacerlo, le he huído al compromiso serio, pues le tengo terror al tener que renunciar a las cosas a las que tuve que renunciar cuando estaba en este vínculo. 

Sin embargo, esta forma “poco seria” y aparentemente liviana que he sostenido con mis vínculos de pareja, no me llena del todo, pues siento que también necesito de la intimidad y del compañerismo cuando pienso en una pareja; que me encantaría ir por la vida con alguien descubriendo, explorando el mundo, pero a sus vez conservar mi individualidad y mis creencias. También me he dado cuenta de que me encantaría tener una pareja con quien poder compartir el deseo de construir un mundo mejor, desde un lugar que a ambxs nos interpele.

Me suele pasar que veo a las personas con las que me vinculo como maestrxs o como alumnxs y siempre caigo en un juego de poder que me hace mal. Cuando estoy en el rol de estudiante, me siento muy vulnerable y cuando estoy en el rol de profe, una tirana que ve a le otrx como (va a sonar horrible lo que diré) alguien inferior. Me cuesta crear lazos de paridad.

Me voy a despedir con este testimonio porque está hermosamente escrito y creo que resume muchísimos de los puntos mencionados en este episodio en relación a las manifestaciones de Saturno en la Casa 7. Muchísimas gracias por haber compartido y espero que poco a poco puedas generar relaciones más horizontales. 

Notas

  • La versión auditiva de este texto la escuchás acá
  • La imagen de Saturno la tomé de la cuenta de Twitter @bitsofsaturn
  • Me basé en un fragmento de Las doce caras de Saturno, de Bil Tierney. Traducción de Graciela Perillo. Libro publicado por Editorial Kier 
  • Para agendar una sesión específica sobre tu retorno de Saturno podés escribirme a hola@retornodesaturno.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s