Saturno en la Casa 4

[El texto que se encuentra a continuación está inspirado en el guion del episodio 07 del podcast. Podés escucharlo acá.] 

Los cuatro ángulos representan los factores más personales de la carta natal. Y de estos cuatro ángulos, el Ascendente es el más personal de todos. De hecho, el Ascendente determina (por decirlo de algún modo) a los 3 ángulos restantes. 

¿Y a qué me refiero con los 3 ángulos restantes? 

En la parte más profunda de la carta se encuentra el Imum Coeli en latín, conocido más popularmente como IC o Fondo de Cielo en español. Esta parte de la carta generalmente se asocia con la Casa 4, aunque en algunos sistemas de casas puede estar presente en la Casa 3 o 5.  

El Fondo de Cielo es la parte más íntima de la carta, conectada con nuestra familia, nuestro origen, nuestras raíces y nuestro mundo emocional. También se vincula con nuestra vivienda, el sentido de pertenencia y la búsqueda de seguridad. 

Después, tenemos al Descendente, que siempre está en la Casa 7 porque está en el mismo grado de nuestro Ascendente, pero en el signo opuesto. Y el Ascendente siempre está en la Casa 1, y en algunos sistemas de casas, como Placidus o el sistema de casas iguales, marca el comienzo de la Casa 1. No quiero que se confundan, así que por ahora solo recuerden esto: el Descendente está en el signo opuesto al signo del Ascendente. 

Por último, tenemos el Medium Coeli en latín, conocido como MC o Medio Cielo en español. Esta parte de la carta generalmente se asocia con la Casa 10, aunque en algunos sistemas de casas puede estar presente en la Casa 9 o también en la Casa 11. 

El Medio Cielo es la parte más pública de la carta, conectada con nuestro rol en la sociedad, nuestra carrera, aquellos talentos que queremos desplegar y compartir con el mundo. También se vincula con las figuras de autoridad que nos rodean y a veces se habla del Medio Cielo como el punto de la carta que puede indicar nuestro propósito o misión en esta vida. 

Entonces, para resumir, la carta tiene 4 ángulos: 

  • Primero el Ascendente, que a grandes rasgos podemos decir que es nuestro yo, en este cuerpo, con esta personalidad y con ciertos aprendizajes de vida a integrar
  • Segundo el Fondo de Cielo, que se conecta con nuestra familia y nuestra vida privada y emocional
  • Tercero el Descendente, vinculado a las relaciones sociales más cercanas
  • Y, en cuarto lugar, el Medio Cielo, que nos brinda información sobre nuestra vida pública y nuestras aspiraciones 

Si en nuestra carta tenemos planetas a 8 grados o menos de distancia de los ángulos, entonces se dice que tenemos planetas angulares. Los planetas angulares son muy importantes y sus funciones serán relevantes en conexión con los temas del ángulo que esté más próximo. 

La Casa 4 y el IC 

En esta oportunidad, voy a hablar de Saturno natal en la Casa 4. Si en tu carta natal este planeta está a 8 o menos grados del grado de tu IC (fondo de cielo), entonces Saturno es un planeta angular y, por lo tanto, una presencia destacada en tu existencia. 

Algunas palabras clave asociadas con el IC o con la Casa 4 son las siguientes: hogar, raíces, pasado, herencia, familia, base, vida privada, padre, madre, fundamentos, emociones.  

El IC se conecta con el hogar que necesitamos crear para sentirnos bien y que no necesariamente tiene que ver con la casa de nuestra familia o el lugar donde crecimos. En un sentido profundo, el IC denota nuestras raíces y también fragmentos de la historia de la humanidad que residen en nuestro interior. 

Esta parte de la carta se relaciona con nuestra herencia genética, biológica, cultural, familiar y también emocional. Además, describe aspectos de nuestro mundo emocional propio y de nuestra conexión con el todo. Ya que esta casa se encuentra en la base de la carta, bajo la línea del Ascendente, es una casa privada, donde también se guardan secretos, tesoros y prácticas que realizamos a puerta cerrada. 

En la Casa 4, y a través del IC, nos conectamos con nuestro linaje y nuestra historia. Esta casa es el suelo sobre el cual nos plantamos (o nos plantaron). A veces podemos florecer en el lugar donde nos plantaron, en el lugar donde nacimos. Otras veces, en cambio, tenemos que irnos lejos y enraizarnos en un terreno diferente. Una u otra vivencia dependerá de la propia carta natal y de otros emplazamientos. 

El modo en el cual percibimos nuestras raíces y nuestro origen, incluidas las emociones que sentimos respecto a nuestra familia más inmediata, puede manifestarse en el signo que está en la cúspide de la Casa 4, así como también a partir de los planetas que residen en esta casa (sea Saturno u otro de ellos). 

La Casa 4 es una casa que se conecta con el padre y con la madre. Algunas tradiciones asocian esta casa a la madre y otras al padre. Yo creo que puede vincularse a cualquiera de los dos progenitores o también a personas que hayan cumplido alguno de estos roles en nuestra crianza. 

Todo lo que proyectamos en nuestra madre o en nuestro padre, así como también nuestras percepciones y expectativas acerca de ellos, se puede manifestar en la Casa 4 y el IC. Nuestro padre y/o nuestra madre representan, en cierto sentido, nuestra visión del pasado y también aquello que absorbimos de la atmósfera y las circunstancias de nuestro hogar de origen. 

La Casa 4 es una casa sutil, misteriosa, opaca y aquello que resguarda a veces no se puede expresar con palabras. Para poder conectar con nuestras raíces y traer a la luz los temas de la Casa 4 y del IC, es probable que necesitemos tiempo a solas, en silencio, en un espacio seguro, dedicado a actividades contemplativas que nos permitan sumergirnos en las profundidades de esta zona tan íntima de la carta. 

Saturno en la Casa 4 cerca del IC

En Las doce caras de Saturno el astrólogo Bil Tierney sostiene que la Casa 4 es una casa de raíces psicológicas y anclaje subjetivo. La presencia de Saturno en esta casa puede sugerir que el nativo o la nativa siente una profunda falta de seguridad interior debido a sus experiencias familiares tempranas. 

Es probable que quienes nacieron con Saturno en la Casa 4 tuvieran ciertas dificultades para digerir la atmósfera general que se respiraba en su casa. Cuando estaban en la infancia, y a medida que fueron creciendo, estas personas hicieron un gran esfuerzo para protegerse de todo aquello que les resultara amenazante desde el punto de vista emocional. Entonces, con el tiempo, fueron creando una especie de coraza para protegerse. 

La creación de esta coraza puede haber hecho que las personas que nacieron con Saturno en la Casa 4 hayan dedicado mucho tiempo a construir mecanismos de defensa y otras barreras psicológicas para evitar mostrarse vulnerables en sus relaciones más cercanas. Esto también pudo haber generado una profunda sensación de soledad, porque al protegerse del sentir, ya sea de sentir placer o de sentir dolor, muchas veces puede haber resultado más fácil cortar vínculos y quedarse en soledad para ni siquiera arriesgarse a las dinámicas impredecibles de las relaciones humanas. 

Algunas personas nacidas con este emplazamiento trabajan arduamente para resguardar sus sentimientos y para no exponerse. Estas personas pueden tener miedo de que sus seres queridos las lastimen o las abandonen en el momento en el que más puedan necesitar su compañía. A veces eligen fortificar su coraza y volverla aún más impenetrable. 

Por esa razón, las otras personas pueden creer o considerar que quienes tienen a Saturno en la Casa 4 son personas muy cerradas. Esto no significa que el nativo o la nativa se considere como una persona cerrada y le puede doler que los demás sí hagan ese juicio de valor sobre su personalidad. 

Saturno en la Casa 4 y la niñez 

Ciertos elementos de la niñez, en el hogar, pueden ser percibidos como fuente de incomodidad, negación, dolor e incluso restricción para las personas que nacieron con Saturno en la Casa 4. Esto no se relaciona tanto con con las condiciones materiales de la crianza, sino con la ausencia de afecto. 

Las privaciones tienen más que ver con una cuestión emocional. Y es probable que el padre o la madre, o quien haya cumplido esta función en la vida de la persona que nació con Saturno en la Casa 4, no haya estado realmente presente o no haya atendido bien las necesidades del nativo o la nativa. La crianza puede haber tenido muchos matices de rigidez, frialdad, falta de color, y mucha disciplina y control. 

El niño o la niña con Saturno en la Casa 4 lo que necesitaba de su familia era amor incondicional, cercanía y la certeza de que sus seres queridos los iban a amar con todas sus imperfecciones. Pero tal vez crecieron con la sensación de que nunca recibieron el amor que esperaban. 

En cambio, la experiencia que tuvieron es que para recibir amor y contención emocional tenían que mostrarse siempre obedientes y tener un comportamiento modelo. Por esta razón, las personas con Saturno en la casa 4 pueden haber crecido sin sentir aceptación de parte de su familia. Ya en la adultez, es probable que hayan decidido distanciarse de su familia de origen en lugar de seguir sometiéndose a la sensación de rechazo o de crítica que esta familia impregnó en el nativo o la nativa. 

Saturno en la Casa 4 y la madre 

Uno de los significados tradicionales de la Casa 4 tiene que ver con la madre. Bil Tierney sostiene que a través de la interacción con nuestra madre biológica, o la persona que haya cumplido ese rol mientras crecíamos, aprendemos también cómo nutrirnos después en nuestra vida adulta. 

Este astrólogo sostiene que es probable que quienes nacieron con Saturno en la Casa 4 deseen que la figura materna esté siempre presente, que sea sólida, que brinde un apoyo predecible y que sea capaz de satisfacer las necesidades de seguridad. La manera en la cual la madre cría a la persona que nació con Saturno en la Casa 4 tendrá mucho impacto en la forma en la cual los nativos y las nativas van a expresarse en su vida más doméstica o íntima en el futuro.  

Me gusta mucho que en una parte del libro Tierney aclara que no es su intención echarle la culpa a las madres o a lo que las madres hicieron durante la crianza de sus hijes. Tierney afirma que son los nativos y las nativas de Saturno en la Casa 4 quienes proyectan ciertos rasgos saturninos poco atractivos en su propia madre y es probable que a medida que crezcan realicen ciertos reclamos a su mamá. Estos reclamos tienen que ver, justamente, con esas proyecciones o esas expectativas de cómo la madre debería haber actuado.

Quienes nacieron con Saturno en la Casa 4 pueden haber recibido ciertas señales inconsistentes o contradictorias en su crianza, ya sea de parte de la mamá o de otras personas de la familia o el entorno próximo. 

Es probable que la mamá haya sido muy protectora en algunas ocasiones, pero en otros momentos incapaz de mostrar calidez o afecto, como si estuviera impulsada más por el deber que por el amor. Por lo tanto, las personas que nacieron con Saturno en Casa 4 pueden tender a absorber esta forma de actuar, y en su adultez también pueden tener ciertas expresiones ambivalentes con las personas que quieren: en algunos momentos pueden ser muy protectoras y en otros, completamente indiferentes. 

La mamá de las personas que nacieron con Saturno en la Casa 4 quizá no pudo demostrar su amor porque las necesidades de la vida material y de la supervivencia diaria fueron su prioridad. Esto no significa que la mamá del nativo o la nativa de Saturno en Casa 4 no haya querido a sus hijos o hijas. Es probable que haya tenido que hacerse cargo de un trabajo muy demandante fuera de la casa y que por esa razón no pudo dedicarse a la crianza tanto como hubiese querido. Otra posibilidad es que la madre simplemente no encaje dentro del modelo de madre más hegemónico, diríamos. Y esto no significa que es una mala madre, si no que es diferente. 

Otras posibilidades pueden indicar que las personas que nacieron con Saturno en la Casa 4 no contaron con una mamá que haya estado presente por situaciones como abandono, divorcio, períodos de internación debido alguna enfermedad o incluso la muerte. La ausencia de la mamá, por la razón que fuera, pudo haber impedido que la persona que nació con Saturno en la Casa 4 desarrollara patrones saludables de seguridad y autoconfianza. Esto pudo haber generado un vacío que, aún en los años adultos, estas personas buscan satisfacer en distintas relaciones. 

Aunque les genere mucha culpa, también es probable que los nativos y las nativas de Saturno en la Casa 4 sientan mucho rechazo hacia su madre. En estos casos, es probable que se den cuenta de que se sienten mejor si mantienen distancia de ella. Tal vez este vínculo no es saludable y no lleva al crecimiento. 

Los nativos y las nativas que tienen una mala relación con su madre pueden analizar por qué esta figura tiene una presencia tan fuerte en su psique, como si no pudiera soltar a su hijo o a su hija aunque ya no vivan en la misma casa o no se comuniquen con frecuencia. Ese poder materno del cual el nativo o la nativa no puede alejarse por completo tiene un mensaje que debe ser escuchado y que se vincula a la conexión con el propio poder personal. 

Quienes nacieron con Saturno en la Casa 4 pueden sentir una conexión muy profunda con su madre o con el concepto de madre aunque tal vez no les guste la personalidad de su madre o sientan desconfianza hacia ella. Tierney sostiene que al prestarle atención a aquellas cualidades de la madre que generan rechazo, es probable que se obtengan respuestas acerca de los problemas que se manifiestan cuando alguien quiere cuidar al nativo o a la nativa y esta persona pone una barrera que impide que ese lazo cariñoso se manifieste. Esto puede suceder en relaciones románticas o sexoafectivas. 

[Quiero aclarar que a veces me refiero a Saturno en la Casa 4 o en conjunción al IC como si el emplazamiento en sí mismo fuera una persona, y a veces aclaro “los nativos y las nativas” o digo “quienes nacieron con Saturno en Casa 4”. Recuerden que estoy hablando de modo general de Saturno en la Casa 4 en la carta natal. No significa que toda la descripción aplique exactamente a la vida de una persona porque, como ya sabemos, es necesario ver la carta completa para elaborar un análisis más exhaustivo. Ahora sí, prosigo].

Saturno en la Casa 4 y los vínculos

Las personas que nacieron con Saturno en la Casa 4 pueden mostrarse muy autosuficientes. Tal vez no expresen sus necesidades o no pidan ayuda porque no quieren mostrarse vulnerables, o porque tienen miedo a las críticas o incluso al abandono. Pueden sentir que no tienen que pedirle nada a nadie porque si se comportan de un modo autosuficiente y si no molestan (entre comillas) las personas cercanas seguirán estando a su lado de forma indefinida. 

También puede suceder que, como no quieren pedirle nada a nadie, también les cueste lidiar con los favores que otras personas les solicitan. Pueden sentir mucho apego hacia sus seres queridos, pero este apego, desde afuera, puede percibirse como transaccional y puede sentirse frío y hasta calculador. 

Es muy valioso para las personas que nacieron con Saturno en la Casa 4 realizar un examen de conciencia y preguntarse por qué tienen tanto miedo de relacionarse con las demás personas. En algunas oportunidades pueden sentir mucha soledad o mucha desconexión de lo social por las barreras que construyeron y que no saben cómo sacar de su camino. Cuanto antes puedan revisar estos patrones emocionales mejor será su vida, porque Tierney también sostiene que la Casa 4 se conecta con el acercamiento a la vejez, entonces es deseable crecer habiendo mínimamente revisado aquellos comportamientos que nos generan dolor o malestar. 

El análisis de la relación con las figuras del padre y de la madre también tiene que pasar por este examen de conciencia, ya que en esa relación pueden estar las pistas acerca de las características que se manifiestan en las relaciones que se dan en la vida adulta de la persona que nació con Saturno en la Casa 4. 

Los nativos y las nativas pueden sentir que tienen que trabajar con devoción para lograr una respuesta amorosa de parte de los demás. A veces les puede parecer que hablar de sus necesidades tiene que derivar sí o sí en una pelea o en una sensación de molestia en las personas de su entorno, entonces callan directamente sus verdaderos deseos. En otras situaciones pueden sentirse incapaces de cuidar de otros seres, ya sean humanos, mascotas o incluso plantas. También pueden sentir que la vida adulta es abrumadora y que no podrían realizar las tareas domésticas de su casa de una forma satisfactoria. 

En realidad, las personas que nacieron con Saturno en la Casa 4 suelen ser muy atentas y cuidadosas, por lo que sus miedos tienen otro origen y no tienen tanto que ver con la falta de capacidad. El miedo puede venir del rechazo que sienten a la dependencia o a necesitar ayuda de los demás. Pero uno de los aprendizajes que tienen que transitar es aceptar que las relaciones de cuidado y de entrega pueden ser muy sanadoras para los nativos y las nativas, así como también para las personas, plantas y mascotas que se encuentran también en esa relación. 

Saturno en la Casa 4 y la familia

Saturno en la Casa 4 sugiere que las personas que nacieron con este emplazamiento se sienten emocionalmente inadaptadas. Pueden dudar de su capacidad para relacionarse con la gente de manera confiada y segura. También pueden tomar el concepto de FAMILIA con muucha seriedad y analizar de manera milimétrica los comportamientos de los miembros de su familia. En muchos casos, la vara con la cual miden las formas de actuar de sus parientes es demasiado inflexible y pueden caer en actitudes de autocompasión extremas. 

Quienes nacieron con Saturno en Casa 4 pueden percibir a su familia como una entidad conservadora, ortodoxa, formal y carente de imaginación, donde cada miembro interpretó un papel estructurado para mantener la cohesión y la unidad. A los ojos de otras personas tal vez la familia no es así de rígida, pero ciertamente así la percibe el nativo o la nativa de Saturno en Casa 4. 

En su vida adulta, las personas que nacieron con este emplazamiento pueden ser acusadas de ser demasiado sofocantes o apegadas. Existe la posibilidad de que sus parejas o amistades se alejen porque los nativos y las nativas de Saturno en Casa 4 demandan demasiadas muestras de seguridad o de afecto. Entonces, cuando los seres queridos se alejan, el nativo se cierra más todavía, siente la angustia de la separación y es como si se diera una profecía autocumplida: “Nadie me quiere, todos se alejan, mi familia nunca me quiso y ahora tampoco me quieren mis parejas o mis amigos, tengo mucho amor para dar y no sé dónde ponerlo”. 

Es muy saludable para las personas que nacieron con Saturno en Casa 4 el hecho de buscar fortalecer su autoestima y su seguridad interior. Pasar tiempo en soledad también es un buen ejercicio para que puedan conectar con su propia fuerza interior para luego vincularse con otras personas desde un punto de integridad y disfrute y no de dependencia y falta. 

Existe la posibilidad de que la familia del nativo o la nativa haya pasado por ciertas carencias económicas y que, en su vida adulta, la persona que nació con Saturno en la Casa 4 cuide mucho el dinero o quiera ahorrarlo por miedo a tener que pasar de nuevo por esa situación vivida en la infancia. A veces las limitaciones económicas pueden no haber existido, pero de igual modo la familia eligió vivir de modo austero y eligió ahorrar la mayor parte de los ingresos. 

Comprar una vivienda puede ser una de las metas importantes de las personas que nacieron con Saturno en Casa 4 y el hecho de alquilar puede sentirse como una especie de fracaso o de motivo de vergüenza. Y si la persona tiene que alquilar, porque tener una propiedad no es una opción, a veces elige una casa o departamento que no le gusta tanto, pero que tiene un alquiler más económico que le permite ahorrar un poco más al mes para, algún día, llegar al sueño de la casa propia. Incluso es probable que las personas con Saturno en la Casa 4 deseen construir su propia vivienda, desde cero, antes que comprar una casa ya existente. 

Es importante que acepten que vivir en un lugar lindo, dentro de sus posiblidades, es algo a lo que pueden acceder. No tienen que conformarse con un espacio en el cual no puedan sentir comodidad porque no conocen otra cosa. Es importante que cultiven la confianza suficiente para construir su propio hogar o transformar en hogar aquellos lugares que funcionen como sus viviendas temporales. 

Testimonios de personas con Saturno en la Casa 4  

[Los testimonios compartidos a continuación son reales. Los recibí a través de mis cuentas de Twitter y de Instagram. Algunos fueron modificados levemente para buscar que sea más clara su comprensión. Sin embargo, mantuve “errores” ortográficos para no alterar la estilística de los mensajes.]

Voy con el primer testimonio: 

Holaaa, nunca he escuchado tu podcast pero leí que hablarás de saturno en casa 4 y claro que me lo voy a escuchar y completo. Yo lo tengo en Capricornio, bueno, casi toda mi carta está ahí. Y, efectivamente, la carga familiar que traigo está pesada. Algo muy curioso es que en toda mi familia somos puras mujeres. La mayoría de mis tías, primas, mi madre y hasta mi abuela, han tenido asuntos problemáticos con la figura paterna o masculina. Y pues una pregunta podría ser, ¿saturno en algún momento muestra alguna faceta menos aleccionadora? ¿O su naturaleza es ser un maestro desde los lugares para hacerte resistente? Gracias por leerme y qué chido que abordes profundamente a saturno, escucharé todos los episodios de tu podcast. 

Muchas gracias por haber compartido tu historia. Yo creo que Saturno nos resulta un maestro severo en tanto y en cuanto no lo tengamos interiorizado. Una vez que podemos conectar de forma madura con la responsabilidad, la paciencia y el respeto al tiempo y a los procesos que demandan tiempo, considero que Saturno se vuelve una figura menos aleccionadora y, en cambio, se transforma en un aliado para que logremos nuestros objetivos a largo plazo. 

Ahora sigo con una pregunta: 

Hola! Tengo una pregunta para su podcast: ¿Son aquellos con Saturno en la 4ª casa (en Piscis) los portadores de la carga de sus familias, especialmente para sus madres?

No sé bien cuál sería el significado de “carga” en esta pregunta, pero de todos modos diría que la respuesta es que sí. Al inicio mencioné varios de los significados asociados a la Casa 4 y la herencia familiar o emocional es uno de ellos, entonces es probable que quienes nacieron con Saturno en la casa 4 (y más en Piscis, que es un signo de agua) sientan que tienen que lidiar con algún tipo de carga familiar. 

Paso a un testimonio que funciona un poco como respuesta a la pregunta que acabo de leer: 

Holaa, yo lo tengo en Casa 4 de piscis y siento fuertemente la responsabilidad familiar. La relación con mis padres ha cambiado mucho y también lo siento como un retorno a mi hogar interno. Mucho trabajo terapéutico que veo que está por fin dando sus resultados en mi vida y día a día. A veces siento que debo primero hacer todo este trabajo interno para sacar lo que de verdad puedo entregar al colectivo de la mejor forma posible.

Me encanta que hayas podido conectar con Saturno en Casa 4 de este modo. Estoy segura de que durante tu retorno verás más frutos aún del trabajo terapéutico que estás haciendo en este momento. Gracias por la confianza y por haber compartido tu historia. 

Me quiero despedir con un testimonio bastante largo y jugoso de Saturno en la Casa 4. Prepárense que allá voy. 

La persona que me envió este testimonio tiene a Saturno en Acuario en el grado 0, en la casa 4, el Sol en Piscis, Ascendente Virgo y Luna en Aries. Su historia dice así: 

Casi toda mi vida he sido (o había sido) poco expresiva emocionalmente. Como buena Saturno en casa 4, mi relación con mi madre (Aries) no ha sido un cuento de hadas. Muchas discusiones (fuertes), sobre todo en la adolescencia. Tengo un recuerdo vago de que cuando tenía 12 (o por ahi) una prima me recomendó escribirle una carta a mi madre a medio de disculpas por la discusión. Mala idea. Mi madre se burló de la carta en mi cara. Nunca fue de las tipo cariñosas que se muestran en la tele o las madres de amigos que uno suele conocer. Eso sí, mi madre no desaprovechaba la oportunidad de alardearle a sus amigas de lo inteligente que eran sus hijos (3) o si no, siempre recibía los halagos ella. Halagos que nunca recibi de ella. No digo que sea mala madre tampoco. La vida familiar siempre ha estado muy marcada en mi vida (sobre todo las reuniones los domingos en casa de mi abuela).

Irónicamente, mi mamá tiene muchas ”hijas”, o sea, hijas de amigas de ella o vecinas que la quieren mucho y siempre la llaman y esas cosas. Como buena Saturno en casa 4, siempre he escuchado eso de ”la familia es primero”. He sentido muchas restricciones para hacer cosas, pero de alguna manera ya las asimilaba como ”normales”. No es que no haya tenido atención. En verdad, he sido una ”privilegiada” por así decirlo. Nunca me faltó comida, educación, los regalos que quisiera (aunque no era de pedir mucho).

El tema iba más por lo emocional, pero claro, habiéndome criado así ¿qué me iba a dar cuenta de esa falta de cariño? Así que tiene bastante lógica que durante casi toda mi vida haya sido poco expresiva y fama de ”fria” para temas familiares.

Lo rescatable es que todo eso me volvió una persona muy fuerte a nivel emocional. Técnicamente, las tristezas se me van súper rápido. 

Siempre fui buena alumna, de los primeros puestos. Tenia establecidas metas para cuando terminara la universidad. La clásica de conseguir un buen trabajo, ganar bien blablabla. Entre los 21 hasta antes de que empezara mi retorno, mi vida entró en algo que no sé bien cómo describirlo, pero ya no había satisfacción, ya estaba muy robotizada. Eso sumado a que se me dificultó mucho el tema de obtener mi título profesional (por lo tanto, no conseguir mi meta propuesta para esos años) me dejó en una etapa de “¿realmente sirvo para esto?” Y bueno, una arquitecta sin creatividad, es como un león sin dientes. Mientras mis amigos conseguían sus metas, para evitar preguntas decidí aislarme de todos.

Realmente entré en una etapa en la que me aburría todo y no podía diseñar nada. Así que 1 año antes de que empiece mi retorno, anunciaron un ”evento”. Algo me decía que debía ir (estaba tan robotizada que un poco de arte quizás me ayudaría a relajarme) y así fui asistiendo a un par más.

Me empezó a llamar la atención el arte. Había algo allí que (en ese momento) no podía explicar ni entender. Seguía con el bloqueo creativo, pero ver arte me calmaba mucho y me llamaba la atención cómo las personas sentían casi lo mismo o cómo expresaban sentimientos. Todo era taan sospechoso que un día al comprar una entrada para una función, sentí que algo me pasaría. Como la compré con anticipación, estuve con ese sentimiento durante semanas. 

Llegado el día, antes de empezar la función, me cambié de asiento. Mi intuición no falló. Habían escogido para subir al escenario a quien estaba en el asiento que me cambié. (le tengo pánico a los escenarios)….y podría decir que a partir de esa fecha, días antes de mi retorno, mi vida empezó a cambiar.

Un día incluso soñé algo que se cumplió exacto un mes después. Nada malo, más bien algo bien mágico. Ese día lo marqué como el día que cambió mi vida. Todas mis estructuras empezaron a caer lentamente.

Poco a poco fui abriendo mi corazón, teniéndome paciencia. entendiendo que el camino recién empezaba. Si bien esto no me ayudó a volver a diseñar sí me hizo interesar en la astrología. Los sueños empezaron a aumentar y ser más vividos.

Hasta que entendí por qué me llevo así con mi madre. Desde ese día creo ser más compasiva con ella (porque nada gano sintiendo rencor). Si hay algo que enseña Saturno, es a tener paciencia. Poco a poco empecé a ”abrir mi corazón” hasta tener eso que llaman ”empatía psíquica”. Al principio fue muuuy pesado pero ahora considero que es un bonito regalo. Y así fueron apareciendo los regalos cada cierto tiempo.

Como buena Saturno en casa 4, tengo problemas para independizarme, pero también sé muy bien que en un futuro no muy lejano discutiré horrible con mi madre y me alejaré de mi familia. Sí. Es algo que debe suceder porque en parte la familia no necesariamente es la de sangre. Uno escoge a su familia. 

Y bueno, todo el retorno de Saturno es bastante pesado. Con muchas pruebas, pero al final sí que lo vale. Cada cierto tiempo tenía exámenes y así poco a poco fueron apareciendo regalitos y por eso siento que mi historia debe ser contada.

Acá termina su historia que, como habrán notado, tiene algunas partes medio redactadas en clave. Y esta persona me dijo que los traumas de su infancia hicieron que desde muy temprana edad aprendiera a comunicarse con códigos para que su familia no entendiera a qué se refería y así no pudieran juzgarla. 

Al día siguiente, también me escribió para decirme esto: 

Olvidé mencionar un dato: puedo ser muy abierta para contar toda esta historia y su parte mágica pero jamás la conté ni contaré a mi familia. 

Este testimonio me pareció un gran ejemplo del arquetipo de tener a Saturno natal en Casa 4, porque se ven varias manifestaciones: la relación complicada con la madre, el hecho de tener una madre poco cariñosa, la presencia dominante de la familia o la vida familiar, la dificultad para cortar esos lazos y un mundo interior profundamente rico, pero que permanece oculto a la familia de origen. 

Esta persona también escribe poesía y con un poema que me mandó quiero cerrar la publicación de hoy:

Algo sigue sin cambiar

¿Qué será lo que falta?

Aún no lo puedes ver.

No lo logras entender. 

Intentas varias veces,

el universo dice: “aún no”.

Llega el momento torre,

tus estructuras caen sin control.

Mira bien, algo ha cambiado.

(no puedes imaginar cuánto)

¿cómo un pequeño suceso

puede generar un gran cambio?

Con un simple aleteo

que te llama al despertar.

Quizás dure toda la vida.

Es magia, permítete soñar. 

Notas

  • La versión auditiva de este texto la escuchás acá
  • La imagen de Saturno la tomé de la cuenta de Twitter @bitsofsaturn
  • Me basé en un fragmento de Las doce caras de Saturno, de Bil Tierney. Traducción de Graciela Perillo. Libro publicado por Editorial Kier 
  • Para agendar una sesión específica sobre tu retorno de Saturno podés escribirme a hola@retornodesaturno.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s