¿Qué hice los días previos a mi retorno de Saturno exacto?

El planeta Saturno no es el más amigable en la astrología. En Cosmos y psique. Indicios para una nueva visión del mundo el astrólogo arquetipal Richard Tarnas brinda algunos de sus significados simbólicos. Los comparto acá:  

+Saturno: el principio del límite, la estructura, la contracción, la coacción, la necesidad, la dura materialidad, la manifestación concreta; el tiempo, el pasado, la tradición, la edad, la madurez, la mortalidad, el fin de las cosas.

+Saturno: peso y seriedad, lo que pesa, ata, desafía, fortifica, profundiza, la tendencia a confinar y constreñir, separar, dividir y definir, cortar y abreviar, negar y oponer, fortalecer y forjar con tensión y resistencia, endurecer, reprimir.

+Saturno: mantener una autoridad conservadora y estricta; [tendencia] a experimentar dificultades, decadencia, privación, defecto y déficit, derrota, fracaso, pérdida, alienación; el trabajo de la existencia, sufrimiento, vejez, muerte.

+Saturno: el peso del pasado, los efectos del destino, el carácter, el karma, las consecuencias de la acción pasada, el error y la culpa, el castigo, la venganza, el encarcelamiento, la sensación de que «no hay salida».

+Saturno: pesimismo, inferioridad, inhibición, aislamiento, opresión y depresión; el impulso y la capacidad para la disciplina y el deber, el orden, la soledad, la concentración, la concisión, el rigor y la precisión, la discriminación y la objetividad, el control y la paciencia.

+Saturno: la resistencia, la responsabilidad, la seriedad, la autoridad, la sabiduría; la cosecha del tiempo, el esfuerzo y la experiencia; la preocupación por la realidad consensuada, la concreción fáctica.

+Saturno: las formas y las estructuras convencionales, fundaciones, fronteras, solidez y estabilidad, seguridad y control, organización racional, eficiencia, derecho, correcto e incorrecto, juicio, el superego [superyó].

+Saturno: lo oscuro, frío, pesado, denso, seco, viejo, lento, distante; el senex, Cronos, el padre severo de los dioses.

Mi mamá y mi papá me ayudaron a crear este Saturno para mi cumpleaños número 29

Toda esta información ya la conocía. No la conocía con la potencia expresiva de Tarnas, pero eran significados que más o menos manejaba. Además, hace años que vengo preparándome para mi propio retorno de Saturno. Me ocupé de leer al respecto y también de consultar con personas que ya habían pasado su retorno para aplicar sus recomendaciones. Antes del retorno exacto ya había activado muchos de estos consejos

  • Ahorrar
  • Cuidar la salud
  • Organizarme mejor
  • Cobrar bien por mi trabajo
  • Decir más que “no”
  • Hacerme responsable
  • Cumplir con mi palabra
  • Trazar un camino propio más auténtico y más alejado de los valores de mi familia 

Aunque no hice todo lo que había que hacer, soy bastante saturnina de por sí (hola, Ascendente en Acuario + Saturno en este signo) y no me cuesta lidiar con las estructuras y limitaciones que impone este planeta. Por eso, fue una gran sorpresa descubrir, en diciembre del 2020, que mi retorno de Saturno exacto traería temas inesperados… 

La sorpresa de mi retorno de Saturno 

El 22 de diciembre del 2020, con Saturno recién llegado a Acuario, leí un tweet que decía así:

Esas palabras me impactaron mucho y decidí traducirlas del siguiente modo:

Además, como una persona regida por Saturno, los tránsitos de este planeta no se tratan tanto de mejorar si no de aceptarse más

Mi traducción del tweet que compartí antes

Al igual que Emilia, yo también estoy regida por Saturno. Mi Ascendente es Acuario y Saturno es el regente tradicional de este signo de aire fijo. Por esa razón sus palabras resonaron mucho. Además, debido a la cercanía con mi retorno de Saturno, cuando encontré el tweet me encontraba reflexionando bastante sobre el retorno en sí y sus múltiples significados.

Allá por diciembre del 2020 (y ahora también, a quién voy a engañar) estaba transitando el proceso de la ACEPTACIÓN. Me di cuenta de que ese proceso va unido a otro que me sorprendió mucho: el disfrute. Es vital hacer espacio para el disfrute. La vida es demasiado dura como para sumarse más angustias. 

Al inicio de mi retorno de Saturno completo me di cuenta de que para sobrellevar los procesos más duros, lentos y complicados (que van a aparecer sí o sí, porque es una de las manifestaciones de este tránsito) necesito prácticas no-autodestructivas que me den bienestar. Estas prácticas tienen que ser disfrutables, sencillas, fáciles de ejecutar y de repetir. También tienen que ser económicas. Si son demasiado “saturninas” no tiene sentido: sería como echar más leña al fuego de los compromisos y las obligaciones apremiantes. Tienen que ser vías de escape lindas

Los días previos a mi retorno de Saturno exacto fui descubriendo (o re-descubriendo, en realidad) algunas de estas prácticas lindas. Ejecutarlas con regularidad me ayudó a transitar los momentos de incertidumbre de una forma mucho más amigable. Tengo que aclarar que son muy personales y que quizá no funcionen para vos. Podés tomarlas, dejarlas o adaptarlas a tus propios gustos y posibilidades. Por si acaso, yo las comparto. Aquí van:

1. Consumir contenido no-astrológico vinculado al retorno de Saturno

Ver documentales y leer libros sobre personas de alrededor de 30 que están en crisis me ayudó a sentirme menos sola. Este contenido no tiene que ser astrológico porque si no siento que estoy estudiando. 

Existen dos documentales de estrellas del pop que transcurren durante sus respectivos retornos de Saturno: uno es Taylor Swift: Miss Americana y el otro es Gaga: Five Foot Two. La serie danesa Navidad en casa también tiene a una protagonista que está atravesando su retorno de Saturno y vive muchos cuestionamientos respecto a estar en pareja y al amor romántico. En el libro de Juan Sklar Nunca llegamos a la India el protagonista también tiene 30 años de edad. 

Menciono estas tres producciones audiovisuales y este libro a modo de ejemplo no exhaustivo. Buscá contenido que te guste a vos y que muestre las aventuras y desdichas de personas que tengan entre 28 y 32 años.  

Nunca llegamos a la India y el cerro Uritorco de fondo

2. Consumir contenido que me haga sentir bien

Me permito disfrutar de música, series, películas o libros que sean escapistas, que me hagan sentir optimista y que todo va a estar bien. No quiero estar seria todo el tiempo. Acabo de empezar a ver Glee y es perfecta para mi situación actual. 

Cumplí años en diciembre y en esta revolución solar tengo la Luna en Leo en la Casa 6. Por Twitter (¡dónde más!) me recomendaron mirar Glee para conectar con esta Luna brillante y laboriosa. Y fue una gran decisión empezar a verla ahora, más de 10 años después de su estreno. 

Recomendación: hacé tu revolución solar para el año correspondiente a tu retorno de Saturno exacto y consumí contenido (música, series, películas, libros, cuentas en redes sociales) que te permitan conectar con los emplazamientos de esa carta. Es un gran método para crear una especie de plan nutricional que alimente la energía específica del año. [Esta recomendación es perenne, pero la menciono en el contexto del retorno de Saturno porque este fue el primer año que lo hice y justo es el año de mi retorno de Saturno exacto].  

3. Escribir

Cuando escribo, siento que fluyo y que todo duele menos. Me siento más limpia y liviana. No pretendo redactar textos de calidad, si no liberarme. No edito ni reviso: solo escribo lo que me pasa, lo que siento, lo que hice, lo que quiero. 

Otro de los re-descubrimientos que trajo Saturno es que soy más escritora que astróloga. Más que atender en consulta, disfruto de escribir sobre astrología y divulgar contenido de esta disciplina maravillosa. Esto también fue una sorpresa porque en el pasado tenía muy idealizado el tema de “vivir” de la astrología, de atender en consulta y generar ingresos con ese trabajo. Una vez que empecé a hacerlo, me di cuenta de que me desgasta mucho y de que no soy muy buena. No lo disfruto tanto. Entonces, me reconcilié con el hecho de ver la astrología como mi pasión y no como algo que tengo que monetizar por obligación (al menos no ya mismo, al menos no como mi única fuente de ingresos). 

La realidad es que no me gusta mucho trabajar. Y si transformo la astrología en un trabajo, no creo que me siga generando el mismo placer que me genera ahora. Por eso me gusta tener un trabajo corporativo y dedicarme a la astrología solo cuando tengo ganas de hacerlo. Esa es mi realidad ahora. Puede cambiar, claro, pero así están las cosas a inicios del 2021.    

4. Orgasmos

Acabar siempre mejora mi existencia. Siento que un orgasmo me reinicia el cerebro y hace que la vida parezca menos difícil. Los días previos a mi retorno de Saturno me ayudó mucho tomarme un descanso después del almuerzo para conectar con el placer de este modo. Las tardes pasaron a ser mucho mejores. Afternoon Delight, igual que la película.  

Si no tenés compañerx sexual, te invito a que conozcas los innumerables beneficios de la masturbación (y si tenés, también). Además, no nos olvidemos de los juguetes sexuales (gracias, Satysfier, por existir). 

5. Caminar

A los seguidores de Aristóteles se los llamaba peripatéticos. Este nombre puede deberse a la costumbre que tenía el filósofo de caminar (peripatein) mientras comunicaba ideas. Otra hipótesis sostiene que el vocablo proviene del paseo cubierto (peripatos) del Liceo, los jardines donde Aristóteles enseñaba. Desde que conocí esta historia, caminar se transformó en una de mis actividades introspectivas favoritas. 

Me gusta caminar al atardecer al aire libre mientras escucho música o podcasts. Si salgo sola, puedo pensar y estar lejos de la gente por un rato (Saturno en Casa 12). A veces salgo con mi mamá, mi papá o con alguna amiga. En esos casos aprovecho para conversar, pero la verdad es que prefiero hacerlo en soledad (Saturno en Casa 12).  

Mi recomendación durante este tránsito (y siempre, en realidad) es caminar al aire libre para mover el cuerpo y conectar un poco con la naturaleza. Si no te gusta caminar, activá, dentro de lo posible, algún tipo de ejercicio físico que te dé placer. Hay que ponerle el cuerpo (literal) al retorno de Saturno.

Con el barbijo de CONICET por las calles de mi pueblo natal

6. Descansar 

Descansar es fundamental para detener el círculo vicioso de pensamientos negativos y poder relajar. Se puede descansar al dormir más, dormir siestas, meditar, estar un rato sin pantallas o solo cerrar los ojos por cinco minutos y respirar hondo. Yo combiné varias de estas prácticas en la previa a mi retorno de Saturno exacto. Explorá qué te funciona a vos. 

En su cuenta de Twitter, la cantante SZA subió este ¿meme?: 

Yo lo traduje así: 

Todos los cadáveres en la cima del monte Everest alguna vez pertenecieron a individuos muy determinados así que tal vez… calmate un poco

Mi traducción del meme de SZA

Esta frase es muy saturnina porque el planeta de los anillos nos invita a tomarnos las cosas con más calma y con paciencia. La frase contiene una afirmación extrema que algunas personas podrían criticar por “glorificar” la “vagancia”. Yo creo que es una invitación a ir más lento. ¿Por qué nos apuramos tanto? ¿Adónde queremos llegar más rápido? ¿A la muerte? Nos tenemos que tomar un té de tilo cósmico gigante. Y me incluyo.  

Me gusta mucho el contenido que sube The Nap Ministry (en inglés) sobre lo radical que es descansar en un sistema capitalista que quiere que te consumas para consumir cada vez más. Recomiendo esta cuenta para no sentir “culpa” cuando el cuerpo pide descanso. 

7. Bajar el consumo de Instagram

En Instagram toda la gente es feliz, exitosa, bella, viajera, rica. O parece serlo. No todo lo que brilla es oro, pero a veces nos cuesta aceptarlo. A mí me ayuda no mirar esas imágenes para no ponerme ansiosa y no compararme. En la previa a mi retorno exacto reduje bastante el consumo de esta red social y, como consecuencia directa, se redujeron mis niveles de comparatitis

También me gusta informarme sobre lo nocivas que son las redes sociales en general e Instagram en particular. Recomiendo los documentales Fake Famous y The Social Dilemma. El libro Diez razones para borrar tus redes sociales de inmediato de Jaron Lanier es muy esclarecedor, aunque también pesimista y apocalíptico (o quizá solo sea realista, ya lo sabremos en el futuro). 

8. Estar en el presente

Este punto parece una pavada, pero puede ser el más difícil. A veces me cuesta sentir que no estoy donde “debería estar” o que podría estar haciendo otra cosa. No. Basta. Esto es una ilusión. Pero una ilusión dolorosa. Cuando pienso así, me traigo al presente y me calmo. 

Hace unos años leí el libro Getting Things Done. Siempre me interesó mejorar procesos y optimizar hábitos para gastar menos tiempo y energía en lo que considero banal y así poder enfocarme en lo que considero realmente importante (Sol en Sagitario en cuadratura exacta a Júpiter en Virgo). Este libro es uno de los más famosos en la temática de maximizar la productividad al reducir el estrés que genera tener tareas pendientes. 

Una de las premisas más importantes de GTD es pensar en la tarea que vamos a realizar en lo inmediato. Esto nos permite enfocarnos en el presente y reducir la ansiedad que a veces se manifiesta cuando nos embarcamos en un proyecto largo y extenso. Voy a poner un ejemplo sencillo. 

Supongamos que querés escribir un libro. Tu cabeza tiende a irse muy lejos al futuro. Pensás en el momento distante y lejano en el que el libro estará terminado y publicado. Tus pensamientos oscilan entre “estoy escribiendo un clásico” y “nadie va a querer leer esta basura”. La mente inquieta hace que no te enfoques en la tarea más próxima, más inmediata, que es, justamente, escribir el libro. Enfocate en la próxima oración, el próximo párrafo, el próximo capítulo. Enfocate en lo que podés hacer ahora. 

Cuando sientas que te vas demasiado al futuro y que tu cabeza te empieza a jugar en contra, cerrá los ojos, traete al presente y pensá (o decí en voz alta) lo siguiente: “¿Cuál es la tarea más inmediata? ¿En qué me puedo enfocar AHORA?”. Y después ejecutá esa tarea, porque pensar y no hacer nos sigue manteniendo en el espiral de pensamientos negativos. Te aseguro que funciona. 

Saturno quiere que vayamos paso a paso. De a poco. Despacito. Piano piano si va lontano.   

9. Elegir un mantra

Cuando encuentres una frase que te guste y te ayude a calmarte, repetila mentalmente en los momentos de estrés. Yo ahora estoy con una de Jodorowsky: “La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia”. A veces también me digo lo siguiente: “Estoy donde tengo que estar. No tengo que idealizar mis deseos. En todo lo bueno hay algo malo y en todo lo malo hay algo bueno”. También me acuerdo de la letra de Love Yourz, de J. Cole. 

Buscá un mantra que te sirva y que te permita recordar que los momentos “malos” son parte de la existencia, pero en algún momento también se terminan. 

Los días previos a mi retorno de Saturno me enfoqué en recurrir a estas actividades cada vez que me sentía pesimista o decepcionada con mi realidad. Fue lo mejor que podría haber hecho, porque realmente me permitieron disfrutar de los días difíciles y aceptarlos sin buscar cambiarlos. 

También me parece importante aclarar que los días previos a mi retorno de Saturno exacto no fueron días horribles. Realmente no fueron tan complicados. Esto se debió en gran a que tengo una vida atravesada por una matriz de privilegios, con las necesidades básicas cubiertas. En menor parte se debió a que estuve “preparada” para el tránsito y no le tuve miedo. Viví tránsitos muchísimos peores en otros periodos de mi vida: hace unos años, Saturno de tránsito sobre mi Luna natal me destrozó. 

Este texto va dedicado principalmente a las personas que ya son bastante saturninas y que necesitan relajarse un poco. Si no pertenecés a este grupo y sentís que la energía saturnina te cuesta y no sabés por dónde arrancar a ponerle disciplina a tu vida, tengo algunos textos que pueden ayudarte: 

  1. Consejos para transitar el retorno de Saturno
  2. 10 recomendaciones para atravesar el retorno de Saturno
  3. Consejos para llegar *bien* al retorno de Saturno
  4. Consejos para el retorno de Saturno de personas que ya lo atravesaron

Espero que puedan servirte y que el retorno de Saturno sea un tránsito de mucho autodescubrimiento y cambios profundos.    

Notas 

-La imagen de Saturno la tomé de la cuenta de Twitter @bitsofsaturn

-Los fragmentos del inicio del texto provienen de Cosmos y psique. Indicios para una nueva visión del mundo de Richard Tarnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s