El retorno de Saturno de J.R.R. Tolkien

Hace un año, empecé a escribir una lista (amo las listas) de experiencias que quería transitar durante mi retorno de Saturno y de metas que quería lograr. Decidí que no sería una lista definitiva, si no una obra en construcción. Empezó a gestarse en ese momento, sigue creciendo ahora y seguirá mutando hasta marzo del 2023, cuando termine mi retorno, y Saturno se vaya a Piscis. 

Algunos puntos de la lista se concretaron antes del inicio oficial del retorno, mientras que otros no me interesan tanto. Otros, en cambio, serán ejecutados más adelante, y otros tienen que ver con la incorporación de hábitos a mi día a día y no con algo que se resuelve de una vez y para siempre. 

En enero del 2020, escribí en la lista “Ver película Tolkien”. Este objetivo iba ligado a otro que llevaría más tiempo: leer toda la saga de El señor de los anillos durante mi retorno. No me acuerdo las circunstancias exactas en las cuales agregué la meta de ver la película, pero supongo que leí algo sobre la vida del autor, me interesó y por eso quise disfrutar de esta producción audiovisual durante el retorno. 

Finalmente, vi la película este marzo, recién empezado el retorno y en plena cuarentena obligatoria. Aunque me gustó, no me voló la cabeza. Tolkien tuvo una vida muy interesante y decidí leer más al respecto, sobre todo qué estuvo haciendo durante su primer retorno de Saturno. 

Uno de los parlamentos de la película. Le saqué una foto porque menciona a Argentina.

J.R.R Tolkien nació el 3 de enero de 1892 en Bloemfontein, Sudáfrica. Tenía a Saturno en Libra en la Casa II. Su retorno entero transcurrió desde el 7 de octubre de 1921 al 19 de diciembre del 1923 y desde el 5 de abril de 1924 hasta el 13 de septiembre de 1924. 

En el año 1920, antes de su retorno, Tolkien se muda solo de Oxford a Leeds para dar clases en la universidad de esta ciudad. Llega con un cargo de adjunto (“reader” en inglés) y se transforma en el enseñante más joven de todo el cuerpo docente. Ese mismo año nace Michael, su segundo hijo, y toda la familia se instala en Leeds.  

En el primer semestre de trabajo en Leeds, lo invitan a postularse para dos puestos docentes: uno en Liverpool y el otro en Ciudad del Cabo. Liverpool lo rechaza, pero en enero del 1921 la capital sudafricana le ofrece el puesto. Según su biógrafo Humphrey Carpenter, Tolkien tenía ganas de ir porque significaría regresar al país donde nació. 

Uno de los significados de Saturno es el padre, la autoridad paterna. Y Tolkien nació en Sudáfrica por el trabajo de su padre. Arthur Reuel Tolkien era el gerente de un banco inglés y lo trasladaron al país de África para que trabajara en una sede local. Hubiese sido muy simbólico que Tolkien decidiera mudarse al lugar donde nació durante su retorno de Saturno. Aunque consideró esta posibilidad, eso no sucedió. Su esposa Edith y el bebé Michael no estaban en condiciones de viajar, y él no quería estar separado de su familia. 

En enero de 1922, cuando ya estaba transitando su retorno, empezó a pensar en Sudáfrica otra vez. En ese momento, escribió en su diario que quizá esa era su oportunidad, la suya y de su familia, y que no habían tenido el coraje de aprovecharla. Creo que esta es una manifestación muy común del retorno de Saturno: añorar lo que no sucedió, querer evadirse del presente doloroso pensando en realidades alternativas que en nuestra cabeza parecen ser mejor que aquello que estamos viviendo. Como podrán leer a continuación, a pesar de las dudas que lo asaltaron al principio de su retorno, vivió un tránsito muy constructivo.  

A principios de 1922, llegó un nuevo docente de literatura inglesa a la Universidad de Leeds llamado E.V. Gordon. Tolkien había sido su tutor en el año 1920. Se llevaban bien, así que fue una gran noticia contar con un amigo en su lugar de trabajo. 

Mientras tanto, se publicó un libro en el que Tolkien había estado trabajando con mucha precisión. Era un diccionario de inglés medio, lengua que se habló en Inglaterra desde finales del siglo XI a finales del siglo XV. Después de completar este proyecto, empezó a trabajar en una obra académica ambiciosa junto a Gordon.

Tolkien y Gordon deciden compilar una nueva edición de un poema escrito en inglés medio. El nombre de esta obra es Sir Gawain y el Caballero Verde. En ese entonces, no había ninguna edición del poema que fuera acorde para estudiantes universitarios. Tolkien trabajaría con el texto y el glosario, y Gordon se ocuparía de las notas. Team work

Al compartir un proyecto con su amigo, Tolkien se dio cuenta de que Gordon era muy voluntarioso y de que él tenía que apurarse para seguirle el paso. Una de las manifestaciones típicas del retorno es compararnos con nuestras personas más cercanas. O también con otras “famosas”. Es normal sentir que estamos más atrasados o atrasadas en la vida que los demás. Pero esto es una ilusión. Y la lección del retorno es, justamente, que tenemos que seguir nuestro propio camino. Todas las vidas son diferentes

El libro en el que trabajaron Tolkien y Gordon se publicó a principios del 1925. La obra fue una contribución importante a los estudios de literatura medieval. Para el momento de la salida a la luz del libro, ya había terminado el retorno de Saturno de Tolkien. 

El retorno fue el momento laborioso, lento, tedioso de llevar a cabo el proyecto. La mano de obra, el lidiar con los detalles de un proyecto y crearlo paso a paso, sin pausa pero sin prisa. Eso quiere Saturno: que nos dediquemos con precisión y responsabilidad a una tarea, un poco cada día, para construir algo duradero a largo plazo. El éxito viene después. Primero, hay que trabajar con dedicación, paciencia y persistencia.

Tolkien y Gordon compartían el mismo sentido del humor. Y como sabían que no eran los únicos, decidieron fundar el Viking Club. En ese espacio, se juntaban con sus estudiantes a tomar cerveza, leer sagas y cantar canciones cómicas. Tolkien y Gordon escribían la mayoría de las sagas y las letras de las canciones cómicas, que en muchos casos describían a los estudiantes de forma sagaz. 

El Viking Club ayudó a incrementar la popularidad de Tolkien y de Gordon como docentes y la cantidad de alumnos inscriptos en el departamento de inglés. Para el año 1925, después del retorno de Saturno de Tolkien, había 20 estudiantes de lingüística, más de un tercio del número total de las inscripciones en el departamento de inglés. Este número superaba la cantidad de inscripciones recibida ese mismo año en la Universidad de Oxford, aparentemente más prestigiosa y renombrada.  

Durante la primera parte del retorno, la plata no abundaba en la familia Tolkien. Él estaba ahorrando para poder comprar una casa, así que no se daban grandes lujos. A pesar de la frugalidad, la vida doméstica era feliz y a Edith le gustaba la vibra más informal de la Universidad de Leeds en comparación con Oxford. 

Tolkien dedicó gran parte de su retorno a escribir poemas. Muchos de ellos giraban alrededor de su propia mitología y contaban con la presencia de dragones y criaturas pequeñas que vivían en cuevas. En estos versos estaba el germen de muchas creaciones que vendrían después. 

En mayo de 1923, en su retorno, Tolkien se resfrió. Ese resfrío se volvió más serio y derivó en neumonía. Cuando se recuperó, viajó con su esposa y sus hijos a visitar a su hermano Hilary. Después de la Primera Guerra Mundial, Hilary se había instalado en una especie de quinta con árboles frutales cerca de la ciudad de Evesham.

La visita de Tolkien y su familia a la casa de Hilary no fueron precisamente vacaciones. Los adultos y las adultas tenían que trabajar la tierra. Igual se divirtieron creando barriletes para los niños y las niñas. Tolkien, además, dedicó tiempo a escribir y a desarrollar más aún su propia mitología. 

En este tramo de su retorno de Saturno, Tolkien ya tenía casi completo un volumen de cuentos llamado El libro de los cuentos perdidos. En estos textos se describe la creación de un universo específico, las características de unas joyas conocidas con el nombre de Silmarils y su robo del reino Valinor a manos de Morgoth. Estos cuentos inconclusos también tenían el germen de muchos personajes y lugares que aparecerían en las obras posteriores del autor. 

Su biógrafo sostiene que parecía que Tolkien no quería terminar esta obra. Una de las razones podría deberse a su perfeccionismo. Otra, quizá más difícil de comprobar o mesurar, era que terminar esa obra significaba dejar de re-escribir y de editar las características del mundo que estaba construyendo, y particularmente los detalles sobre esas criaturas llamadas elfos. 

Así que en este periodo de su retorno de Saturno Tolkien no terminó el volumen de cuentos. Lo que escribía con la mano lo borraba con el codo, metafóricamente hablando. Sería su hijo Christopher quien, en el año 1977, publicaría esos textos (junto a otros) de forma póstuma. El título de esa obra póstuma es El Silmarillion

En el año 1922, un docente titular se fue de la Universidad de Leeds para ocupar un cargo en Oxford. Todo parecía indicar que quien pasaría a estar en ese puesto sería Tolkien. Sin embargo, eligieron a otro colega. Típico revés del retorno de Saturno. 

Aunque Tolkien no consiguió el trabajo en ese momento, el rector de la universidad le dijo que pronto podrían crear un puesto específico para él. Y así fue: en 1924, en la recta final de su retorno de Saturno, Tolkien se transformó en profesor titular en la Universidad de Leeds. 

Durante 1924, Tolkien y Edith compraron una casa. Era más grande que aquella que alquilaban y estaba rodeada de campos vacíos donde podían llevar a pasear a sus hijos. Ese mismo año, Edith se enteró de que estaba embarazada. En noviembre, ya finalizado el retorno de Saturno de Tolkien, nació su tercer hijo: Christopher. Christopher, de adulto, publicaría muchas de las obras de su padre, como El Silmarillion. También se pelearía con New Line Cinema por la plata que le debían a la familia Tolkien respecto a las ganancias de las películas de El señor de los anillos

Creo que el retorno de Saturno de Tolkien fue muy interesante. Puede verse que la primera parte fue más complicada o dura, y que en la segunda parte se cosecharon los frutos de lo que se sembró antes. Esta característica la noté en muchos de los retornos de mis amistades: parece ser que la primera parte es más “difícil” y la última más “fácil”, aunque supongo que también depende de la carta natal de cada persona. 

Este es un breve resumen de los acontecimientos más destacados del retorno de Saturno del escritor J.R.R Tolkien: 

+Añoró una oportunidad “perdida” vinculada a viajar

+Publicó un libro de su especialidad

+Escribió poemas

+Compartió tiempo y trabajo con un gran amigo 

+Se comparó con su amigo

+Fue muy querido entre los estudiantes

+Disfrutó de la vida doméstica frugal

+Tuvo una enfermedad grave

+Escribió parte del universo que lo haría reconocido después

+Consiguió un puesto importante como docente

+Se compró una casa

+Fue padre por tercera vez

A veces, el primer retorno de Saturno no es algo grandioso en sí mismo. No suceden acontecimientos brillantes o increíbles. Pero sí es el momento donde se siembran muchas semillas de grandes proyectos que se manifestarán después. Tolkien es un ejemplo paradigmático de esta situación.   

Notas

-La foto de Saturno la tomé de la cuenta de Twitter @bitsofsaturn

-Los datos biográficos son del libro J.R.R. Tolkien: A Biography de Humphrey Carpenter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s